Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Agrieras, reflujo y algo más...

Agrieras, reflujo y algo más...
Martes, 16 Enero 2007 - 5:43pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Para contrarrestar la sensación de acidez, la gestante puede hacer cambios en la dieta y, dado el caso, ingerir medicamentos prescritos por el especialista tratante.

El estreñimiento, la sensación de llenura, el reflujo y el ardor en la boca del estómago forman parte de los cambios gastrointestinales que ocurren en el embarazo por acción de las hormonas y de la expansión del útero.

En el primer trimestre, la hormona del embarazo (beta-HCG) aumenta de manera considerable y produce un efecto en todo el organismo -incluido el sistema digestivo- que se traduce en náuseas, vómito, disminución del vaciamiento gástrico y pirosis (ardor estomacal, reflujo y sensación amarga en la boca).

“A la semana 14 la gestante percibe alguna mejoría debido a que los niveles hormonales empiezan a descender”, afirma el ginecoobstetra Mauricio Herrera, jefe de la Unidad de Medicina Materno Fetal (UMMF) de la Clínica Reina Sofía.

Presión uterina

En el segundo trimestre, una serie de hormonas sintetizadas por la placenta, como los estrógenos, los progestágenos y el lactógeno placentario, hacen que disminuya el peristaltismo intestinal (movilidad del intestino) y la embarazada comience a sufrir estreñimiento. Adicionalmente, alrededor de la semana 20, el tamaño del útero ejerce presión sobre la cámara gástrica y el intestino. Dicho órgano rota hacia el lado derecho y comprime el colon, complicando aún más el problema.

El gastroenterólogo Luis Carlos Sabbagh dice, de otro lado, que las gestantes con antecedentes de reflujo comienzan a sentir, de forma temprana, signos de aumento del mismo. En el caso de quienes no tenían síntomas de este tipo antes del embarazo, señala Sabbagh, pueden presentarlo manifestado con agrieras, ardor torácico, tos o malestar faríngeo.

Otro de los cambios gastrointestinales del embarazo es la menor absorción de nutrientes, por lo cual es necesario que la futura madre tenga un plan de alimentación balanceado.

Alivio a los malestares

Como el estómago no se vacía con rapidez, la gestante, en lugar de comer tres veces al día grandes porciones de alimento, debe hacerlo seis veces y en pocas cantidades. “Esto evita la sensación de llenura y el ardor en el estómago”, explica Herrera.

No debe espaciar demasiado su alimentación. “Lo ideal es que no pasen más de tres horas entre una comida y otra y que no espere a sentir hambre porque, al hacerlo, comerá con avidez y no masticará adecuadamente”, señala la nutricionista Claudia Figueroa.

La masticación, añade, es muy importante, pues los alimentos pasan al intestino en la forma y tiempo correctos para iniciar el metabolismo, mejorando así la absorción; esto alivia las agrieras y la acidez. “Si el periodo entre una comida y otra es muy largo, la gestante siente náuseas y deja de comer”, indica Figueroa.

La experta sugiere evitar alimentos ácidos antes del desayuno, cosas que tengan mucho picante o condimento y controlar la ingesta de embutidos.

Según Herrera, los suplementos vitamínicos también pueden provocar gastritis y estreñimiento, por lo cual debe consultarse al especialista.

A veces, se prescriben fármacos para neutralizar la secreción gástrica ácida. “El tratamiento debe ser sintomático, supervisado por el médico tratante. El uso de antiácidos y otros medicamentos debe contar con vigilancia estricta”, puntualiza Sabbagh.

Andrea Linares Gómez Redactora ABC del bebé

Herramientas

Obtendrás una tarjeta con los datos que tú y tu familia deben saber cuando el alumbramiento sea inminente.
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad