Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Alergias en los niños

Alergias en los niños
Jueves, 19 Octubre 2006 - 2:50pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

La alergia es una reacción defensiva (por medio de anticuerpos y células que tienen poder destructor) ante una sustancia considerada extraña, pero que otras personas toleran sin problema.

Si bien estas reacciones son "útiles y buenas" en algunos niños, en otros son exageradas y dañinas. Incluso llegan a ser fatales, como ocurre con la anafilaxis, en la cual el cuerpo es incapaz de defenderse de un alérgeno como el veneno de avispa.

Existen cuatro tipos de alergias: de piel, de las vías respiratorias, del tubo digestivo y la anafilaxis, que afecta el cuerpo en su totalidad. Las causas son la predisposición del niño (que puede haberla heredado de sus padres), el agente alérgeno (que produce la enfermedad, como los ácaros) y el medio ambiente (la temperatura y la humedad, entre otros).

Cuando se trata de la predisposición, el niño desarrolla una tendencia a la defensa exagerada ante sustancias o alimentos que otros toleran sin dificultad, como el maní. (Con frecuencia, existe una predisposición genética del niño y esta se manifiesta porque el cuerpo produce más inmunoglobulina E, un anticuerpo que actúa frente a determinadas sustancias).

Existen factores del ambiente (humedad y polvo) que combinados con la predisposición del niño provocan una alergia. Pero no todas las sustancias extrañas son peligrosas.

“En los menores de cinco años se presentan muchas alergias debido a que están descubriendo el mundo y muchas de las cosas que encuentran les resultan extrañas a su cuerpo. El 85 por ciento de los casos de asma se presenta antes de los cinco años, el 80 por ciento que presenta dermatitis atópica se da en los primeros dos años y las alergias a los alimentos son casi siempre durante los primeros tres años, que luego desaparecen”, asegura Francisco Leal, pediatra alergólogo.

Es conveniente no exponer al niño al polvo y tampoco darle alimentos distintos a la leche materna en los primeros seis meses de vida. "Lo ideal es prevenir la aparición de la alergia", insiste Leal. Para lograrlo, aconseja mantenerlo en un ambiente limpio, con pocos objetos e iniciarlo progresivamente a los alimentos.

No obstante, una vez se dé la alergia la solución se enfoca en el control de la inflamación –toda alergia es un proceso inflamatorio que se desarrolla aunque no haya síntomas– y, por eso, son prolongados.

Otro tratamiento que ataca el origen del problema son las vacunas antialérgicas, que hacen a los niños más tolerantes ante distintos elementos del medio ambiente que reconoce como extraños. (Por lo general, estas son aplicadas cuando cumplen cinco años, porque aún algunas alergias están por aparecer). En la actualidad se dispone de vacunas orales y gotas debajo de la lengua.

Enfermedades alérgicas como el asma afectan la calidad de vida del niño, le impiden llevar una existencia normal y desarrollar actividades como ir al colegio y hacer ejercicio.

Otras como la anafilaxis, causadas generalmente por la picadura de avispas, de abejas, el maní o los camarones, podrían provocar la muerte del niño.

De ahí la importancia de que los padres cuiden a los niños dependiendo del tipo de alergia. Por ejemplo, si se trata de alergia por alimentos, evitar que consuma la sustancia desencadenante. Además, seguir, al pie de la letra, el tratamiento indicado por el alergólogo.

Recuadro

Las alergias más comunes

Entre los alimentos que más producen alergia son: la leche de vaca, el huevo, el pescado y el maní. Por otro lado, la dermatitis atópica es una de las tres enfermedades alérgicas más comunes (junto con el asma y la rinitis). Es un proceso inflamatorio de la piel, que se caracteriza por producir prurito (ganas de rascarse).

Cuando el niño crece, esta aparece en los pliegues del antebrazo y en las corvas. La dermatitis atópica sugiere que el niño tiene una predisposición al asma y la rinitis.

Con frecuencia, quien sufre esta dermatitis atópica también es alérgico a la leche de vaca, al huevo y los ácaros, explica el pediatra alergólogo Francisco Leal Quevedo.

Rinitis: es la inflamación de la membrana mucosa –que reviste la nariz– a menudo causada por la alergia al polen, al polvo u otras sustancias presentes en el aire. La rinitis provoca estornudos, comezón, moqueo y congestión nasal.

Asma: es una enfermedad inflamatoria del aparato respiratorio que provoca dificultad en la respiración (disnea). En pacientes sensibles, esta inflamación causa episodios recurrentes de sibilancias, falta de aire, presión en el pecho y tos, particularmente durante la noche o temprano en la mañana.

Anafilaxis: es una "reacción sistémica" que significa que diversos sistemas de órganos se ven afectados, incluidos la piel, las vías respiratorias superiores e inferiores, el sistema cardiovascular, los ojos, y la vejiga. Sus síntomas son náuseas, vómito, dolor de estómago, urticaria, hinchazón de los tejidos en los labios o en las articulaciones, diarrea, picazón de la piel, ansiedad intensa o dolor de cabeza, estornudos, falta de respiración y silbido al respirar, lagrimeo de los ojos, entre otros.

Johana Fernanda SánchezPara ABC del bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad