Aseo y cuidado genital son claves para el uso de tampones

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:07 p.m.

Muchas teorías se han generado alrededor del uso de estos elementos durante el periodo de la menstruación. Uno de ellos es la aparición de diversas infecciones y bacterias en las zonas genitales.
Y, aunque estas afirmaciones son ciertas, su prevención es más fácil de lo que parece. De una buena higiene íntima y de un adecuado uso de los tampones depende la buena salud de la mujer que los utiliza.


En el caso del uso incorrecto de los tampones, “la bacteria presente en el tampón puede entrar durante su manipulación por no tener un adecuado aseo de las manos o en el área genital, antes de ponerlo. También puede ser por el uso irracional de este elemento; entre más tiempo dure dentro del organismo, mayor tiempo de colonización tendrá la bacteria”, explica el toxicólogo Camilo Jiménez.


En casos extremos, pueden presentarse enfermedades mortales causadas por bacterias; pero se trata de hechos muy raros y de extraordinaria frecuencia. “Los factores de riesgo se ven en individuos sin defensas contra estos gérmenes o tampones que se dejan por mucho tiempo”, explica el ginecólogo Camilo Libos.


Es indispensable tomar medidas preventivas desde el momento de la compra de estos objetos hasta cuando deben retirarse del cuerpo. Por esta razón, se deben seleccionar marcas confiables y guardar en un lugar aseado.


Los expertos recomiendan cambiarlos cada cuatro o seis horas, dependiendo del flujo de cada mujer. Esto implica no usarlos en las noches y únicamente durante el periodo de menstruación.


Medidas higiénicas y preventivas
- La limpieza adecuada empieza en el momento del baño. Así la mujer no se encuentre en su periodo de menstruación, la vagina debe permanecer completamente limpia y seca. Esto, además de asear la zona genital, también evita la aparición de bacterias.
- Para hacer un baño adecuado, es necesario abrir los labios con los dedos; esto ayudará a la aplicación del jabón –preferiblemente líquido, por su contenido de Ph ácido– y a dejar correr el agua libremente por la zona íntima.
- Antes y después de manipular los tampones , es necesario lavarse las manos. Si en el momento de introducirlo siente ardor, escozor o cierta sensación de dolor, hay que abstenerse de usarlos hasta no aclarar la causa de la molestia.

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé