DHA: cinco razones por las que tu hijo debería consumirlo

Estos datos te ayudarán a entender por qué hacerlo es vital para la salud de los pequeños.

Niños

-

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
agosto 30 de 2018 , 10:24 a.m.

Hoy en día el DHA es considerado esencial para el desarrollo neurológico y la visión de los niños. De igual manera, en los últimos descubrimientos, ha sido reconocido como protector del corazón, los huesos y el sistema inmune. Por esta razón, es clave que conozcas los siguientes cinco datos importantes:

1. La producción de DHA a partir de las grasas presentes en el organismo es escasa

El DHA puede ser producido a partir de las grasas que se encuentran en el cuerpo, pero esta producción es escasa y no alcanza a suplir las necesidades para todos los procesos en los que interviene en el desarrollo del niño. Por tal motivo, la Seguridad Alimentaria de Europa (EFSA) ha determinado que los pequeños deben consumir alimentos que los ayude a cubrir los 100 mg/día de DHA recomendados.

Entre los alimentos ricos en este nutriente se encuentran:

– Pescados: principalmente el salmón que aporta buena cantidad de DHA y muy baja cantidad de mercurio.
– Aceites provenientes de pescados
– Mariscos

2. El DHA es un componente esencial en el cerebro y la visión

Los ácidos grasos juegan un papel importante en el desarrollo del sistema nervioso. Constituyen cerca del 60 por ciento del peso del cerebro de los adultos.

El DHA hace parte de las neuronas, en donde estimula la conexión entre neurona y neurona para que los impulsos nerviosos sean adecuados y el niño tenga un funcionamiento normal de su lenguaje, aprendizaje, memoria, atención y resolución de problemas.

La grasa de la retina es un 60 por ciento DHA. Este DHA se encuentra principalmente en las células encargadas de la recepción de los estímulos luminosos y la visión: conos y bastones. La retina adquiere su maduración completa hacia los 4 años de edad, y por tanto, requiere aportes de DHA desde la dieta del niño.

3. El DHA es protector del corazón

El DHA disminuye la acumulación de grasas y el engrosamiento de las arterias, evitando el taponamiento de los vasos sanguíneos y mejorando el paso de la sangre a través de ellos. Esto ayuda a mantener unas cifras adecuadas de presión arterial en la infancia y adultez.

4. El DHA estimula la formación de hueso

EL DHA como ácido graso de la familia omega 3, estimula la producción de colágeno y formación del hueso.

5. El DHA fortalece el sistema de defensas

El DHA se considera un antiinflamatorio natural porque disminuye la producción de sustancias inflamatorias en el organismo. En investigaciones se ha observado que los niños que tienen mejores niveles de DHA en su organismo, pueden sufrir de menos infecciones respiratorias y alergias.