Aumentan casos diagnosticados de niños con tos ferina

El año pasado murieron 10 bebés a causa de estar enfermedad.

Foto:

 -

Por: Mónica Toro
enero 19 de 2012 , 09:56 a.m.

Salomé Jaramillo Estrada murió de tos ferina con 30 días de nacida. Su organismo, indefenso, no resistió los fuertes ataques de esta infección respiratoria que la atacó durante los últimos siete días de su vida.
Según la Secretaría de Salud, Salomé forma parte de la lista de los 10 menores de 6 meses que murieron en el 2011 por esta enfermedad que, al parecer, parecía erradicada.
Pero no. La bacteria Bordetella pertusis aún ronda en Colombia. En el 2010 dos niños menores de 6 años murieron a causa de esta enfermedad. Los casos diagnosticados aumentaron hace dos años, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud de Bogotá.
Élkin Osorio, jefe de Vigilancia de Salud Pública de esa secretaría, asegura que aún no se tiene claro si las cifras se han incrementado debido al número de casos o a la mejoría del trabajo de diagnóstico que se ha realizado.
Salomé dio positivo a esta enfermedad el pasado 30 de junio. Sus síntomas empezaron como los de un resfriado común: tos, mocos y silbido en el pecho. El pediatra al que acudieron sus padres, Juana Estrada y Julián Jaramillo, ignoró esos síntomas y afirmó que era una gripa normal en los neonatos.
Dos días más tarde, Salomé fue internada en cuidados intensivos después de que su rostro se enrojeciera tras un episodio de tos. Fue diagnosticada con bronquiolitis, además de neumonía, anemia y tos ferina.
Su contagio, presiente Juana, su mamá, empezó por la tos que se le manifestó al abuelo de la pequeña, quien estuvo en contacto con Salomé y a quien, días después, le diagnosticaron también esta enfermedad. Además de él y la pequeña, Juana, sus hermanos y el ginecoobstetra también resultaron contagiados.
Según Vladimir Muñoz, pediatra del Hospital de Kennedy, el contagio se da a través de tos o estornudos, y afecta, con mayor énfasis, a menores de 1 año y a jóvenes entre 10 y 30 años.
“Ataca agresivamente a bebés de 2 meses de nacidos, ya que ellos aún no tienen su sistema inmunológico desarrollado”.
Adicionalmente, la antitosferínica solo se aplica a partir de los 2 meses de vida, con cuatro dosis más hasta los 5 años, motivo por el cual los recién nacidos están más expuestos a esta bacteria.
Una de las soluciones para evitar el contagio en neonatos es que los adultos, en especial los padres, se apliquen la vacuna (ver recuadro).
Hoy, seis meses después de la muerte de su hija, Juana y Julián le piden que cuide a Salomón, el bebé que esperan y que llegará el próximo primero de junio, la fecha probable de parto que, además, coincide con la misma de Salomé.
La tos ferina, claro, no llegará de nuevo a esa casa. Juana y su Julián ya se aplicaron la vacuna y buscan que otros padres también lo hagan.

Síntomas
* Tos
* Vómito
* Fiebre
* Rinorrea (moco)
* Hundimiento de costillas
* Color rojizo al toser
* Ruido al toser y respirar
* Lagrimeo

Consecuencias
* Neumonía
* Hemorragia interna
* Otitis media
* Convulsiones
* Apneas
* Problemas cardiacos y pulmonares
* Ausentismo escolar y laboral

¿Se puede evitar la tos ferina?
El ginecoobstetra Andrés Daste responde:
Con la vacuna antitosferínica podría prevenirse esta infección. Sin embargo, en Colombia el Estado no la contempla para los adultos, por lo que se debería pagar entre 65.000 y 85.000 pesos por dosis. “No tenemos la orden de aplicar la vacuna a embarazadas ni a adultos que estarán cerca de los niños. Algunos médicos la estamos promoviendo antes del embarazo o durante el segundo y tercer trimestre de gestación, porque hemos visto el incremento de esta enfermedad. No obstante, eso depende de cada adulto que quiera acatar la sugerencia”.