Hijos prematuros: bebés muy especiales

Archivo Particular

Foto:

 -

Por: Astrid López
octubre 21 de 2015 , 11:20 a.m.

“Debo decir que un niño prematuro es un niño especial… sí lo es por su condición, pues necesita de un máximo de cuidados diferentes a los de un pequeño que nace a las semanas completas. Pero, precisamente, eso lo hace el niño más amado, pues yo sabía que su vida dependía ciento por ciento de mi actitud y mis cuidados, en pocas palabras… de mí”, dice Amelia Gómez de Urzúa, madre de un niño que nació de 7 meses por un problema de preeclampsia. Hoy, Emanuel tiene 14 años. Pero, ¿quién es catalogado como un niño prematuro? Para profesionales como Martha Ciro, especialista en ginecología y obstetricia, y directora de posgrados de la Universidad del Rosario, un bebé prematuro es aquel que nace antes de las 37 semanas
de gestación.

Un embarazo normal debe cumplir cerca de 40 semanas contadas a partir de la última menstruación. “Estos niños, a razón de nacer antes de tiempo, son de bajo peso, con poca grasa corporal, se mueven poco y duermen mucho y, además, tienen dificultad para ser alimentados, porque no pueden coordinar bien la respiración con la deglución”, anota Ciro.

Por su parte, Sandra Lucía Bello Bulla, doctora especializada en auditoría médica de Saludcoop, indica que, entre menos tiempo de gestación tengan al nacer mayores serán las probabilidades de que las funciones vitales de sus sistemas digestivo, respiratorio, urinario y cardiovascular no se hayan desarrollado de forma tal que ese bebé pueda subsistir fuera del vientre.

Entre las características de estos pequeños está el color de su piel, que es turgente y brillante, es decir, se ve deshidratada o con falta de líquidos. Entre más pequeño el bebé su piel es casi translúcida, tanto que se alcanzan a notar algunos órganos. También puede ser moteada y de color violáceo, entre otras particularidades, como la inmadurez de sus genitales.

Ahora, es importante saber que, según la doctora Ciro, a los niños prematuros se les define por la edad cronológica y por la edad corregida. La primera es la edad normal, que se calcula para cualquier bebé a partir de su nacimiento y, la segunda es la edad que tendría si hubiese nacido en la fecha para la que estaba previsto el parto.

“La mayoría de los profesionales utilizan la edad corregida hasta los 2 años de vida para efectos de seguimiento médico en el progreso del bebé y, a partir de ese momento empiezan a tomar la edad cronológica. Y, por supuesto, la edad de cumpleaños y para efectos legales de todo lo relacionado con el niño será la del día en que nació.

Clasificación según las semanas

Los expertos sostienen que los bebés prematuros se pueden clasificar por el tiempo de gestación al nacer, siendo identificados como: prematuros tardíos, que son los niños que nacen entre la semana 35 y la 37. Los muy prematuros, que son quienes nacen entre la semana 30 y la 34; los prematuros extremos que son los que nacen entre la semana 26 y la 29, y los microprematuros que son los pequeños que nacen antes de la semana 26, muy escasos por ciento.

Cabe decir que los prematuros tardíos, “por su edad gestacional, su desarrollo es muy parecido a los bebés que nacen a término, pero aun así necesitan un tratamiento especial, pues pueden presentarse complicaciones y, por ello, se mantiene un seguimiento estricto sobre el bebé, y permanece el tiempo que sea necesario en la unidad de neonatos”, indica Ciro. 

Muy especiales 

Por lo general, estos niños prematuros tienen ciertos márgenes de talla y peso que determinan su estado.

• Perímetro craneal: menos de 34 centímetros

• Peso: menor a 2,5 kilogramos
• Talla: menos de 45 centímetros
• Cabeza: grande
• Huesos: blandos
• Abdomen: prominente
• Tórax: muy pequeño y delgado