¿Por qué no es recomendable dar agua a los bebés menores de 6 meses?

Según la OMS, los menores de 6 meses deben ser hidratados únicamente con leche materna.

Lactar

La leche materna contiene más de un 80% de agua.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
octubre 31 de 2018 , 10:04 a.m.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda brindar agua a los bebés antes de sus seis meses de vida, pues puede interferir con la habilidad de su cuerpo para absorber los nutrientes de la leche materna o de fórmula y también ocasionarle una sensación de saciedad, lo que reducirá su deseo de alimentarse.

"Dar agua a los bebés más pequeños los pone en riesgo de malnutrición y de sufrir diarrea. El agua puede no estar limpia y provocar infecciones al lactante. Darles agua también puede hacer que beban menos leche materna o que dejen de tomar el pecho antes y, por tanto, causarles un problema de malnutrición", indica la OMS.

Por esto, aconsejan que en este periodo el bebé se hidrate únicamente a través de la leche materna, pues esta contiene más de un 80% de agua, sobre todo la primera leche que sale en cada toma.

Cuando la mamá note que su pequeño tiene sed puede darle el pecho, con esto puede satisfacer la sed del menor y además lo protegerá contra infecciones, al tiempo que aporta para su salud y crecimiento que no pueden obtenerse de otro modo.

Los bebés no necesitan tomar agua antes de los seis meses, ni siquiera en los climas cálidos

Lactancia exclusiva

Se considera que un niño recibe lactancia materna exclusiva cuando solo recibe leche materna, sin que se añada a su dieta ninguna otra comida o bebida, a excepción de la solución de rehidratación oral, gotas o jarabes de vitaminas, minerales o medicamentos. La lactancia exclusiva debería durar los primeros seis meses de vida. Posterior a ello, se pueden añadir otros alimentos a la dieta del bebé.

Asimismo, es importante conocer que la leche materna aporta una gran cantidad de energía a los niños y les brinda las grasas necesarias para su alimentación. Según la OMS en cada 100 mililitros de leche hay 3,5 gramos de grasa, la cual se concentra al final de la toma.

La recomendación de los expertos frente a este tema es que cuando el bebé cumpla seis meses de edad e inicie la alimentación complementaria, se le pueden dar tragos de agua si tiene sed. Esta cantidad debe ser pequeña para evitar causarle dolores de estómago o hacerlo sentir demasiado lleno para comer.

Después de su primer año de vida, cuando el bebé ya esté comiendo sólidos y bebiendo leche entera, puede tomar la cantidad de agua que desee según lo aconsejado con