Cuidado con las enfermedades respiratorias en época de lluvias

Resfriado común, otitis y neumonía son algunos males presentes en niños.

Foto:

 -

Por: Karen Johana Sánchez
mayo 14 de 2012 , 04:47 p.m.

Colombia no tiene estaciones, pero sí épocas lluviosas en las cuales las infecciones respiratorias aumentan. Y, a causa de esta situación, las consultas externas se incrementan en un 30 por ciento y las hospitalizaciones, en un 25 por ciento, afirma Luis Jorge Hernández, médico epidemiólogo de la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá.
La Infección Respiratoria Aguda (IRA), en casi un 90 por ciento, es de tipo viral y, aunque se presenta todo el año, “aumenta en las épocas frías y lluviosas como brote epidémico de duración e intensidad variables. Es la principal causa de ausentismo escolar y de hospitalización”, explica Élida Dueñas, directora de Asmaire y neumóloga de la Fundación Neumológica Colombiana.
La IRA puede dividirse en altas y bajas, añade. En las altas están la otitis media aguda, la sinusitis, el resfriado común, la faringoamigdalitis, la faringitis, la adenoiditis, la laringitis y la epiglotitis. Son las más frecuentes en la consulta ambulatoria y, en general, su evolución es buena. Las bajas son más complejas: bronquiolitis, bronconeumonía o neumonía; pueden ser virales o bacterianas y no siempre requieren tratamiento antibiótico.
Su severidad depende de factores del paciente como edad, sexo, contacto previo con el agente infeccioso, alergias y estado nutricional. Según la doctora, la IRA es más frecuente en niños pequeños, especialmente en lactantes y preescolares que van a jardín infantil. Su presencia puede elevarse hasta ocho episodios al año en menores de 5 años.
El epidemiólogo dice que, en general, el menor de 5 años puede tener malestar, nariz tapada, tos, fiebre e inapetencia. Pero debe acudir de inmediato al médico si su temperatura sube más de 38,5 grados por más de dos días, tiene respiración rápida, vómito y coloración morada en el rostro cuando tose.
El punto fundamental debe ser la prevención, conocer algunas precauciones y recomendaciones del médico, debido a que la enfermedad “puede tener complicaciones que varían según la causa y factores predisponentes del niño. La consulta tardía y el mal manejo pueden llevar, incluso, a la muerte”, puntualiza Dueñas.

Para evitar la infección
- Alimentar al niño con leche materna los seis primeros meses de vida. Tener esquema de vacunación completo.
- Evitar cambios bruscos de temperatura.

- Ventilar los espacios. Cambiar de de ropa y bañar al niño al llegar del jardín.
- Lavarse las manos, al menos, 10 veces al día.
- Evitar las clases de natación, si la practica.