La acupuntura también cura a los más pequeños

Foto:

 -

Por: Margarita Barrero
marzo 13 de 2012 , 10:47 a.m.

En los niño se usa la luz como herramienta terapéutica, y a través del láser se estimulan los puntos energéticos, sin generar efectos secundarios.

El recorrido de la energía en el cuerpo de su hijo se da a través de puntos que conectan con órganos como el hígado, el pulmón, el bazo y el riñón, los cuales se tratan en la terapia, según el médico bioenergético y subdirector de la Fundación de Estudios Avanzados de Medicina Holística, Héctor Roa Morales.

Esta medicina sirve para cualquier tipo de patología: enfermedades agudas, crónicas o degenerativas. Se hace un diagnóstico basado en el ambiente donde crece el niño, la preferencia alimentaria que tenga, la intolerancia a la comida y las relaciones familiares del pequeño.

Los colores hacen que la consulta se convierta en un juego dinámico, donde el pequeño participa activamente y de acuerdo con la evolución del problema, la respuesta del organismo varía.

Las pruebas físicas dan un diagnóstico en la medicina convencional, pero en la acupuntura se profundiza en las relaciones del niño con sus padres y se descubre el origen de la patología.

Dependiendo de la evolución del problema, la respuesta del organismo varía. Los problemas respiratorios crónicos se relacionan con el abandono, la tristeza y sensación de pérdida que sienta el niño por parte de alguno de los padres, aclara el médico bioenergético.

Los problemas de tipo sicológico, las pesadillas y los terrores nocturnos se asocian con falencias de riñón. Se equilibran estimulando los puntos adecuados en la acupuntura. En el tratamiento de las alergias o dermatitis atópicas se obtienen resultados más rápidamente que con la medicina convencional, asegura el especialista Roa.

Cada órgano maneja una emoción distinta, importante para determinar el diagnóstico de la enfermedad. Los niños distraídos, con problemas de atención o aprendizaje, presentan un desequilibrio energético en el hígado y hay puntos que ayudan a controlar el exceso de actividad.

A qué edad comienza el tratamiento

Las madres, desde el embarazo, pueden generar un ambiente adecuado para su hijo, estimulando un punto energético llamado zhubin (bienvenido al recién nacido) que se ubica por debajo de la rodilla. Según la tradición, el niño nacerá sonriente.

En el bebé se estimula el sistema inmunológico para equilibrar los órganos. La digitopuntura (masajes que hacen presión en un punto) es otra opción terapéutica, recomendada para las mamás cuando el niño tiene un problema de diarrea o gases.

En los más chicos son usuales los temores, los problemas de aprendizaje y el trastorno del niño hiperactivo. Pero más allá de curar una enfermedad, la idea de la acupuntura es prevenirla.

Asesoría: Héctor Roa Morales

Medicina sintergética