Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Almacenamiento de la leche materna y tiempos de refrigeración

Almacenamiento de la leche materna y tiempos de refrigeración
Por: Especial ABC del bebé
Martes, 24 Octubre 2006 - 11:36am
0

Comentarios

Comparte este artículo

La leche materna es el líquido más preciado y de mayor beneficio para el recién nacido. Es por eso que almacenarla servirá para no desperdiciarla y además, para permitirle a otras personas le den el alimento esencial a su bebé cuando usted se tiene que ir a trabajar o estudiar.

Conocer las pautas para almacenar correctamente la leche materna es una forma de apreciar y entender el alto contenido alimenticio para que su bebé crezca. Sucede que en algunas ocasiones el pequeño se llena, pero que todavía queda una buena cantidad en los senos. En ese caso es mejor congelarla que desperdiciarla. De esta forma la podrá utilizar más adelante.

La leche materna recién obtenida del pecho es la que más tiene propiedades, le sigue la refrigerada y luego la congelada. Siga algunas recomendaciones para almacenarla lo mejor posible y así evitar que esta pierda su contenido nutricional.

Para empezar

Lo primero que recomienda el pediatra Leonardo Díaz es utilizar las bolsas especiales que se encuentran en el mercado para bebés. "Porque son desechable y porque ayudan a que la leche no se contamine", comenta.

Así como con la extracción de leche materna, el almacenamiento debe darse en un espacio limpio y con manos recién lavadas con agua y jabón. Para el proceso debe tener a la mano ciertos elementos que le ayudarán a mantener la calidad y todas las propiedades del líquido.

En cuanto a los recipientes para almacenarla, utilice, como primera opción, las bolsas especiales. Deben ser fuertes, gruesas, transparentes y no muy grandes ya que esto facilita la futura descongelación. Si no encuentra las bolsas especiales en el mercado, puede utilizar doble bolsa para que no se rompa al momento de sacarla del congelador.

También podría utilizar frascos nuevos que venden en las droguerías para recolectar muestras de laboratorio.

Como datos importantes del almacenamiento en bolsa: al momento de poner la leche en ella tenga cuidado de sacarle el aire para que no se vayan a perder las propiedades; una vez la tenga lista déjela en posición vertical para evitar que se derrame y, por último, cuando necesite descongelarla utilice tijeras esterilizadas para cortar la punta.

Por otro lado, siempre debe etiquetar la leche con nombre completo, fecha, hora y cualquier otro dato importante que considere deba quedar registrado, por ejemplo, si en ese momento usted estaba enferma.

Al momento de almacenar la leche (si se extrajo mucha) se preguntará si las puede mezclar (de los dos senos). Sí, pero nunca combine la leche de varios días. Como recomendación, es preferible que utilice varias bolsas o recipientes para facilitar después descongelarla.

Es importante que sepa que una vez la leche se almacena esta se divide en dos partes dentro del frasco. Una es de un color más claro que la otra, pero es algo normal y no significa que esté dañada.

Para descongelarla

Ponga el frasco o la bolsa con la leche debajo de un chorro (no muy fuerte) de agua tibia. No puede ser muy caliente porque le quita propiedades básicas como grasas y vitaminas. Si el agua tibia no le sale directamente del tubo, puede calentar en una olla aparte, luego retirarla del fuego y finalmente introducir ahí el recipiente para que se descongele.

Esté pendiente porque la leche materna no tarda mucho en descongelarse y según el pediatra Díaz, la idea no es sobrecalentarla porque se daña. "Apenas tibia", aclara.

Prohibido

· No utilizar el microondas para descongelarla, básicamente porque no lo hace de una forma homogénea y de paso destruye grasas, minerales, azúcares, proteínas y vitaminas propias del líquido.

· Una vez descongelada no la introduzca nuevamente en el congelador.

· Nunca le de a su hijo la leche que acaba de descongelar sin haberla olido o probado antes para verificar que no esté dañada. Si es así, deséchela inmediatamente

· Nunca le de a su bebé leche que no está totalmente descongelada

Tiempos de refrigeración de la leche materna

Existen tiempos máximos que hay que respetar si se quieren mantener las cualidades de la leche materna. Algo así como la fecha de vencimiento de un producto.

A grandes rasgos funciona así: apenas obtenga la leche de su pecho la puede dejar sin refrigerar por una hora. Si no la va a utilizar en ese tiempo es mejor que la refrigere, pero no por más de 24 horas. Si quiere guardarla por muchos más días debe congelarla y de esta forma podrá quedar en ese estado hasta tres meses.

Recuerde que todo depende de qué tan pronto la vaya a utilizar.

- Calostro (primera leche después del parto)Suministrar lo más pronto posible- Leche recién obtenida.Para dar el mismo día- Para los próximos mesesDe uno a tres mesesCongeladorEntre -10 y -12 °C

La leche puede durar más o menos tiempo, dependiendo del refrigerador. Es decir, que si se guarda en uno que sea independiente de la nevera, puede durar unas semanas más porque no estará expuesta al ‘abre y cierra’ del electrodoméstico.

No se debe congelar la leche que ya ha sido refrigerada por 24 horas, y menos, si es para suministrar a un bebé de alto riesgo, que se encuentra enfermo o que es prematuro. En ese caso se recomienda dársela en menos de una hora.

 

 

Yina RamosPara ABC del bebé

 

 

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad