Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Amamantar a los recién nacidos garantiza un adecuado desarrollo y la prevención de enfermedades del niño

amamantar recién nacidos
Por: Redacción ABC del bebé
Lunes, 26 Julio 2010 - 10:52am

La leche materna tiene beneficios para la madre y el recién nacido.

0

Comentarios

Comparte este artículo

Aparte de tener los nutrientes y temperatura ideales, el alimento extraído del seno, trae consigo beneficios tanto para las madres como para sus recién nacidos.

 

La leche materna es, después del nacimiento, el vínculo más estrecho entre madre e hijo. Y es que lactar implica no solo alimentar al bebé con una emulsión natural, sino que también permite crear lazos de seguridad y protección, y a la vez, continuar un proceso de compenetración que empezó en la concepción.


Tal es la importancia de la leche materna que la OMS (Organización Mundial de la Salud), la sugiere como consumo único por lo menos durante los primeros seis meses de vida del bebé, y recomienda administrarla con otros alimentos hasta los 2 o 3 años de edad. 
Una de las ventajas de este líquido es que la leche natural es fácil de digerir para los bebés, por lo que les produce menos gases y malestar.

Beneficios para el bebé

 

1. Gran fuente nutricional 
Numerosas investigaciones sobre la leche materna arrojan como resultado el hecho de que proporciona la cantidad ideal de proteínas, azúcares, grasas, vitaminas, sales minerales y hierro que un bebé necesita para su crecimiento. También contiene anticuerpos que ayudan a protegerlo contra muchas enfermedades.
Los bebés alimentados con leche materna sufren menos de infecciones de oído, problemas en el aparato respiratorio, meningitis, infecciones en las vías urinarias, diarrea y síndrome de muerte súbita. Además, contiene anticuerpos que protegen de infecciones intestinales. De acuerdo con un estudio realizado en ratones, en el 2008, por el Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale (Inserm por sus siglas en francés),  el consumo de leche materna haría más resistente al bebé ante los alergénos y el riesgo de asma disminuiría. 

 

2. Crea defensas a largo plazo
Los beneficios para la salud que produce la lactancia materna pueden repercutir en la vida futura del nuevo ser.  Así lo revela un análisis del Instituto de Salud Infantil de Londres en 2004. Los resultados señalan que la leche materna promueve el desarrollo del cerebro y aclara que los niños que son amamantados pueden tener un mayor desarrollo cognitivo que los alimentados con fórmula. Algunos estudios asocian la lactancia con un mayor coeficiente intelectual infantil.
Otros análisis han concluido que los niños que toman seno son menos propensos a desarrollar diabetes y ciertos tipos de cáncer como leucemia, linfoma y la enfermedad de Hodgkin (tipo de linfoma maligno que afecta el bazo, el hígado y la médula ósea).

 

3. Le permite adquirir seguridad y confianza
Algunos pediatras coinciden en afirmar que el contacto del bebé con el pecho de su madre lo hace sentir único ante ella, le genera una sensación de protección inigualable, lo hace sentir amado y cuidado.  Esto tendrá efectos positivos en su vida, y seguramente hará de él (ella) un adulto seguro de sí mismo y de su entorno, y a la vez  independiente.  A más duración del período de lactancia, más fuerte será el vínculo que se cree entre madre e hijo

 

4. Mejora su desarrollo dental y facial
Para Constanza Castilla, pediatra especialista en lactancia, la leche materna contribuye a la formación de todos los tejidos, lo que incluye los huesos y los dientes.  “Uno de los tantos aportes que genera la lactancia sobre el bebé es el desarrollo de todo el sistema oral, ya que debe succionar, deglutir y tragar la leche, lo cual le ayuda a desarrollar el sistema oral motor ya que permite la maduración de los músculos y de los maxilares”, señala Castilla.

 

Para recordar
• La mamá debe dar el pecho cuando el bebé lo pida, y olvidarse del reloj.
• El pezón y la areola deben quedar dentro de la boca del bebé.  De esta manera se evitan grietas en el pezón. 
• El destete comienza con los primeros alimentos sólidos que conviene dárselos cuando el bebé pueda sentarse solo y muestre interés por la comida. 
• La postura para amamantar es muy importante para que se logre una buena ganancia de peso y una buena producción láctea.  La mejor posición es uniendo la barriga de la madre con la de su hijo.
• Si los pechos en un principio están muy cargados o duros, se deben masajear y/o bañarlos con agua tibia.
• Los senos pueden tener distintos tamaños y producir igual cantidad de leche. 
• La leche materna se digiere aproximadamente a los 35 minutos después de ser tomada.
• La mamá que amamanta debe descansar y alimentarse lo mejor posible.

 

Por: Jenny Rodríguez Cáceres

Especial para ABC del bebé

 

 

 

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad