Lactar reduciría riesgo de cáncer de mama según estudios de Estados Unidos

Un año de lactancia podría reducir hasta en un 4 por ciento su presencia.

Foto:

 -

Por: Tatiana Quinchanegua
octubre 12 de 2011 , 05:38 p.m.

El cáncer de seno es un tumor maligno que se presenta en las células de esta parte del cuerpo. Se puede presentar en hombres y mujeres. Se estima que es el tipo de cáncer femenino más común, pues anualmente 400.000 féminas, aproximadamente, son víctimas de la patología. Según la Organización Mundial de la Salud, entre los años 2005 y 2015, cerca de 84 millones de ellas morirán por causa de la enfermedad.

Actualmente se cree que la lactancia reduciría la presencia de la enfermedad. Datos del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos revelaron que por un año amamantando, la patología se reduciría hasta en un 4 por ciento.

Fernando Laverde, ginecólogo de la Universidad del Rosario y ginecobstetra de la Clínica de la Mujer, afirma que “la leche en sí no es la que previene, sino los cambios hormonales que genera este proceso en la mujer. Cuando ella lacta, no ovula, convirtiéndose en la razón principal por la que se reduce la producción de estrógenos, hormonas sexuales producidas por los ovarios. De paso, reduce el sangrado, baja de peso rápidamente y previene el cáncer de mama. Se cree que muchos cánceres de mama son sensibles a los estrógenos, ya que hacen que el tumor canceroso mamario crezca”.

Otra voz
Sebastián Quintero, mastólogo de la Liga Colombiana contra el Cáncer, reitera que aunque no hay literatura médica que certifique que la lactancia reduce la presencia de cáncer, la tendencia hace pensar que sí. “Esa ‘mejoría’ se da en pacientes que han amamantado a su bebé durante un periodo prolongado, incluso por encima del año, lo que logra que el tejido mamario sea diferenciado, es decir, que tenga menor probabilidad de desarrollar cáncer de mama”.

“La lactancia se debe llevar como lo recomiendan los ginecólogos y pediatras. El hecho de que prevenga el cáncer no quiere decir que a mayor cantidad de leche que ingiera el niño, menor probabilidad de padecerlo”, afirma Quintero.

El cáncer de seno puede aparecer a cualquier edad. Sin embargo, las estadísticas muestran su incidencia en mujeres entre los 35 y los 50 años o después de la menopausia, según Laverde.

Es importante que la mujer se realice mensualmente el autoexamen y consulte al especialista en caso de masa o abultamiento, ya que es una enfermedad silenciosa y los cambios de piel son tardíos. Una vez avanzado, los signos son secreciones, retracciones en el pezón o tumores.

Incluso, durante el embarazo es probable que se gesten nódulos, bolas de masa que pueden ser cáncer. Para prevenir y detectarlo a tiempo, se recomienda acudir a un valoración de seno con el ginecólogo y, si lo amerita, con el mastólogo.

Según la información de la Liga contra el Cáncer publicada en su página de Internet, antecedentes familiares y factores personales como la primera menstruación antes de los 12 años o la menopausia después de los 55 años son factores decisivos.

Otras causas del cáncer
Según La Liga Contra el Cáncer pueden afectar:
Las terapias de reemplazo hormonal (también llamada terapia hormonal para la menopausia), el uso de pastillas anticonceptivas, el consumo excesivo de tabaco y alcohol, no tener hijos o tenerlos después de los 35 años.