¿Los niños están naciendo con otro 'chip'?

Expertos responden el por qué la tecnología es más fácil para los pequeños.

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
enero 19 de 2012 , 12:45 p.m.

Una niña no mayor de dos años desliza sus dedos por una revista como si fuera un iPad. Con su pequeño índice presiona detalles de las páginas en espera de que algo suceda: que se abra una ventana, que una nueva imagen aparezca. Y lo hace espontáneamente, sin presión de algún adulto.

Estas imágenes, que recientemente se hicieron famosas por un video de Youtube, son tan solo una pequeña muestra de cómo están creciendo los niños de hoy en relación con la tecnología y cómo aparatos que sus padres aprendieron a manejar ya adultos son obvios y cotidianos en el mundo infantil.

Los niños de dos años de edad usan las tablets, juegan con la variedad de aplicaciones que traen para ellos. Además,  según un estudio de Arena, empresa perteneciente a la multinacional Havas Media Group, en Colombia, el primer contacto con Internet cada vez se hace a edades más tempranas, y navegar es una actividad ligada a la casa. El 35 por ciento de los niños entre 7 y 9 años empezó a navegar entre los 3 y 5 años. También existen redes sociales para pequeños de cinco años, y muchas educadoras reportan que sus alumnos llevan teléfonos inteligentes al jardín infantil.

Las nuevas tecnologías ya no son propiedad exclusiva de los niños mayores de 10 años o de los adolescentes. Desde la primera infancia forman parte de su vida diaria, como puede ser para sus padres un televisor o una lavadora.

¿Por qué tan fácil?

Según Maribel Barreto, magíster en educación e investigadora del Grupo Didáctica y Nuevas Tecnologías de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, la mayoría de los dispositivos de hoy están diseñados de acuerdo con la forma como el ser humano aprende, por lo que su manejo resulta tan natural para los niños.

Por ejemplo, durante el desarrollo de una investigación de la Universidad de Antioquia –explica Barreto– , encontraron que niños que no habían tenido contacto con computadores o demás aparatos, una vez estos llegaron a sus manos, los usaron como si los conocieran desde siempre y ya sabían de ellos por otros medios.

Mónica Bermúdez, educadora y docente de la Pontificia Universidad Javeriana, explica que los niños se relacionan muy inteligentemente con las tecnologías porque “la lógica con que han sido construidas entienden muy bien la lógica de los niños. Hay una relación muy estrecha entre ellos y las tecnologías porque estas ofrecen muchas cosas que son parte del mundo infantil”.

¿Y qué es el mundo de los niños?, se pregunta ella, y responde: “La exploración, el descubrimiento, el buscar, la sorpresa, jugar. La tecnología no le dice al niño que es idiota, como le puede suceder en otros espacios. Lo trata con inteligencia y lo pone en unas consideraciones intelectuales muy importantes”.

¿Qué pueden hacer los padres?

Ante estos niños digitales, como los denomina Mónica Bermúdez, educadora y docente de la Pontificia Universidad Javeriana, muchos padres no saben siempre qué hacer. Los estudios más recientes señalan que no son convenientes las pantallas para menores de 2 años. Pero cuando ya están más grandes, investigaciones adelantadas en el país han arrojado resultados en los que se aprecia que la tecnología, bien usada, ha servido para que ellos aprendan mejor.

Según Maribel Barreto, en sus estudios han encontrado que el uso de nuevas tecnologías, guiado y mediado por el adulto, facilitó el desarrollo de habilidades comunicativas en los niños. Según ella, los padres deben entender que las nuevas tecnologías están hoy a la mano y los niños crecen con ellas como antes lo hicieron con un cuaderno o con un lápiz. La función de los padres entonces es acompañar y guiar a sus hijos.  Esto les exige conocer las nuevas herramientas y saber usarlas. “En la medida en que los niños sientan que los padres saben de qué les están hablando, van a tener más confianza para preguntarle”, sostiene Barreto.

Mónica Bermúdez explica que muchos padres se pueden sentir asustados ante la tecnología, porque sienten que pueden perder poder sobre los niños, porque estos la manejan más fácilmente y el adulto ya no puede controlar qué hace el menor. Ella lo explica en una forma sencilla: si antes el papá era quien arreglaba en la casa el cable dañado, hoy es el niño quien le prende y cuadra el DVD a la mamá.

Parte de la solución, explica Bermúdez, es que los padres aprendan a manejar estas tecnologías, se vinculen a ellas para poder guiar a sus hijos, para acompañarlos y explorar juntos.

En este sentido, el estudio de Arena reveló que 79 por ciento de los niños analizados, de edades entre 7 y 11 años, quisieran que sus padres conocieran más sobre Internet,  “lo que muestra una brecha tecnológica de generaciones”.

Las tecnologías son pan de cada día, y los padres no pueden aislarse.