Médico colombiano realizó estudio en el que determinó un método para disminuir el riesgo de parálisis cerebral

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:12 p.m.

Esta enfermedad podría prevenirse. En Colombia estaríamos hablando de 600 casos menos al año de personas que sufren este mal.

Este  se manifiesta con síntomas como la pérdida de tono en los músculos que los hace más rígidos o débiles, problemas auditivos, disminución de la inteligencia y discapacidades para el aprendizaje, entre otros.  El descubrimiento del que hizo parte el perinatólogo colombiano Agustín Conde-Agudelo fue publicado en la reconocida revista científica American Journal of Obstetrics and Ginecology (AJOG).


Aunque no se conocen las causas concretas de esta enfermedad, sí pueden detectarse algunos factores de riesgo que incidirían en su presencia. De acuerdo con el experto, el principal es la prematurez. “Por esa razón, los obstetras tratan de que el niño nazca lo más cerca de las 37 semanas”, explica. También se cuentan como posibles factores, las infecciones durante el periodo de gestación o insuficiencia de oxígeno en el momento del parto (una de las menos comunes). Se asocia de igual manera con defectos genéticos, como problemas de tiroides en el embarazo o el hipotiroidismo neonatal (del recién nacido).


Una protección contra la prematurez
Conde-Agudelo, miembro de la División de Investigación Perinatal de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, revisó seis estudios con más de 4000 mujeres y a partir de la observación de los resultados de estos determinó que el uso de sulfato de magnesio podría prevenir en un 31 por ciento los riesgos de presentar parálisis cerebral en los niños que tenían riesgos de nacer antes de la semana 34. (Es decir, la parálisis causada por prematurez).


La sustancia se aplica de manera intravenosa solo si se tiene la certeza de que la mujer dará a luz en las siguientes 24 horas. “Antes no sirve para nada –dice el especialista– porque es en este momento en el que puede tener un efecto en las neuronas del recién nacido”, explica Conde-Agudelo.


El sulfato de magnesio pasa por la placenta al bebé; es posible que su funcionamiento consista en proteger las neuronas de los riesgos que da la prematurez.


Los obstetras ya usan cotidianamente esta sustancia para prevenir las convulsiones en mujeres con preeclampsia y eclampsia y se ha demostrado que su uso es seguro.


Por esa razón, el perinatólogo considera que esta técnica podría entrar en uso frecuente en nuestro país de forma rápida, pues se ha determinado que los posibles efectos secundarios de su aplicación no generan graves consecuencias en el feto o la mamá. Se pueden presentar molestias, como hipotensión y náuseas. “En Estados Unidos ya están manejando el protocolo del tratamiento con sulfato de magnesio ya que existe un apoyo a la idea de usarlo para prevenir riesgos de parálisis cerebral”, concluye. 

Por Juliana Rojas Hernández
Redactora ABC del bebé