Pruebas para determinar la salud del niño desde la gestación

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 01 de 2012 , 12:23 p.m.

Cuando el niño nace, los padres esperan un pequeño sano y completo. Para garantizarlo, la madre puede practicarse una serie de exámenes durante la gestación que permitirán identificar alteraciones prevenibles, tratarse a tiempo o aprender a enfrentarlas. También se pueden realizar otras pruebas al recién nacido con el mismo objetivo.

Durante la gestación

Antes de quedar en embarazo, la pareja debe acudir a su médico para realizar un chequeo general. La perinatóloga y neonatóloga María Elena Varela explica que “en esta consulta se buscan enfermedades que puedan existir y se inician los ajustes médicos necesarios para una buena gestación, como la suplencia nutricional y la adecuación física”.

Ya en los primeros meses de embarazo se analizan, entre otros resultados, citología, glicemia, prueba de orina, grupo sanguíneo, presencia de toxoplasma, herpes y rubéola. No es obligatorio practicarse la prueba del VIH, pero si la madre lo considera, su EPS debe tomársela. Si la mujer tiene la enfermedad, con el tratamiento adecuado podrá tener un hijo sano.

Los controles periódicos son esenciales para identificar o prevenir complicaciones. Del adecuado cuidado que la pareja tenga durante la gestación va a depender, en gran parte, la salud del bebé. Las mujeres con bajo riesgo deben realizarse un chequeo mensual, y las de alto riesgo tienen que hacerlo quincenalmente.

Las pruebas genéticas para determinar alteraciones cromosómicas o de los genes en el bebé (que no son obligatorias) se realizan entre las semanas 12 y 14. De la 24 a la 28 se puede practicar la prueba de O’ Sullivan para descartar diabetes gestacional.

Pruebas para el bebé

El primer examen que se le hace gratuitamente al niño busca medir los niveles de hormonas tiroideas y descarta el hipotiroidismo congénito, la principal causa de retraso mental prevenible. Se toma al momento de nacer o en la primera consulta.

Antonio Bermúdez, genetista del Instituto Nacional de Salud, asegura que las pruebas se hacen para determinar la presencia de enfermedades que pueden afectar su desarrollo. “No las cubre el sistema de salud, pero si hay sospechas de una complicación y es justificada su realización, la EPS debería tomarlas”.

Por Juliana Rojas
Redactora ABC del bebé.