¿Por qué los bebés se duermen en los carros en movimiento?

Estas son las razones por las que muchos niños pequeños se quedan dormidos cuando pasean en carro.

BEBÉ DORMIDO EN CARRO

Es importante saber que, durante los primeros meses de vida, las sillas de bebé para carro no se deberían usar por más de una hora y media.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
octubre 09 de 2018 , 03:50 p.m.

¿Te ha ocurrido que montas a tu pequeño en el carro (por supuesto, en su silla especial) y notas que, al cabo de iniciar el recorrido se ha quedado dormido, incluso si estaba muy inquieto?
Muchos padres aseguran que el efecto adormecedor y tranquilizador que les produce el paseo en auto a los niños es tan infalible que varios no dudan en utilizarlo para calmar a sus bebés y lograr que se queden profundos.

¿Cuál es entonces la razón de este comportamiento?
Algunas investigaciones han concluido que el vehículo en marcha crea una atmósfera especial para el bebé, pues la temperatura cálida, el movimiento y los ruidos de baja frecuencia y constantes, al parecer, simulan las sensaciones que experimentaba en el útero de la madre lo que lo lleva a sentirse tranquilo, cómodo y seguro.

“Dentro de la madre, el feto nota un ligero movimiento y los ruidos son de baja intensidad. Al reproducirse esas condiciones, en el ambiente exterior, se sienten más protegidos y, por ende, se relajan. Por eso, logran conciliar el sueño”, explica Eillen Machado, pediatra y psicóloga infantil.

Sin embargo, añaden los expertos, es importante saber que, durante los primeros meses de vida, las sillas de bebé para carro no se deberían usar por más de una hora y media, debido a que los bebés no tienen la suficiente fuerza como para mantenerse sentados correctamente.

El vehículo en marcha crea una atmósfera especial para el bebé, pues la temperatura, el movimiento y los ruidos de baja frecuencia simulan las sensaciones que experimentaba en el útero de la madre 

“En el momento en que lo sentamos en una sillita de auto, si no está bien acomodado, su propio cuerpo (por la fuerza de la gravedad) se flexiona sobre sí mismo, haciendo una "C" demasiado pronunciada que impide que el bebé pueda expandir el tórax y el abdomen para respirar”, explica Carlos Julio Alfaro, pediatra y neonatólogo. Y añade: “si la cabeza cae además hacia adelante, con la barbilla en el pecho, la dificultad para tomar aire será mucho mayor hasta el punto de cortarse el flujo de aire. A esto se le conoce como asfixia postural o posicional”.

BEBÉ DORMIDO EN CARRO

Se recomienda a los padres que este tipo de sillas solo se utilicen en el carro, donde los bebés queden bien sujetados por el arnés.

Foto:

123RF

Por ello, los especialistas recomiendan a los padres que este tipo de sillas solo se utilicen en el carro, donde los bebés deben estar bien ubicados, es decir, con el arnés de sujeción adaptado al volumen del cuerpo del niño de manera que lo sujete y mantenga sus hombros pegados a la silla, para evitar que caigan hacia adelante y se produzca la inclinación. De igual modo, la cabeza debe quedar alineada con el cuerpo, no hacia adelante. Incluso, en el mercado ya existen sillas cuyos modelos permiten que el bebé vaya sentado en una posición más reclinada.

“Insistimos mucho en que los papás no permitan que sus bebés duerman en estas sillas o permanezcan en ellas por más de na hora y media. Ahora bien, si requieren hacer viajes muy largos en carro, lo recomendable es ir parando de manera periódica en el camino para sacar al bebé de la silla y permitirle que recupere oxígeno, que respire bien de nuevo, que cambie de posición, que coma un poco si lo necesita y, después de un rato, seguir continuar el viaje”, aconseja Alfaro.