Siete señales que pueden salvar la vida de su bebé en la primera semana de vida

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
abril 18 de 2012 , 04:34 p.m.

La identificación de siete síntomas concretos durante la primera semana de vida del bebé podría servir para diagnosticar a tiempo enfermedades potencialmente mortales, señala un artículo publicado por la revista médica The Lancet.

Y es que las cifras demuestran que cerca de 4 millones de bebés fallecen al año durante los primeros 28 días de vida y un 75 por ciento mueren en la primera semana.

De ahí la importancia de detectar a tiempo signos como: historial de dificultades de alimentación, convulsiones, movimiento solo cuando el bebé es estimulado, tasa de respiración de 60 alientos por minuto o más, retracción grave del esternón, temperaturas de 37,5 grados o superiores o por debajo de los 35,5.

De acuerdo con el estudio publicado, la aplicación de este cuadro permitiría detectar enfermedades en los bebés de entre 0 y 6 días, así como en los bebés de hasta dos meses de edad.

Esta lista retomó una estrategia desarrollada a mediados de los 90 para controlar las enfermedades infantiles, llamada Maganement of Childhood Illness (IMCI, por sus siglas en inglés), una forma integrada de afrontarlas, centrada en el bienestar general del niño y cuyo objetivo era reducir las afecciones del bebé y promover el desarrollo del menor de 5 años, incluyendo elementos preventivos y curativos.

Sin embargo, el IMCI no contemplaba entonces la primera semana de vida, el periodo en que se producen la mayoría de las muertes infantiles. Por eso, el experto Martin Weber y un grupo de colegas de The Young Infants Clinical Signs Study Group se propusieron aportar una lista de referencia para los neonatos con enfermedades durante la primera semana de vida y con la que mejorar las directrices ya existentes en el IMCI para los bebés de entre 7 y 59 días.

Los investigadores encontraron en los bebés doce síntomas que predecían enfermedades graves en su primera semana, entre los que figuraban el historial de dificultad de alimentación, las convulsiones, el letargo, el movimiento solamente si el pequeño era estimulado, o las temperaturas de 37,5 grados o superior.

Posteriormente, la lista se redujo a tan sólo los siete síntomas descritos.

REDACCIÓN ABC DEL BEBÉ