Reconoce los signos de alarma en tu recién nacido

Aprende qué hacer cuando tu pequeño muestre síntomas de que que algo no va bien.

Reconoce los signos de alarma en tu recién nacido
Foto:

 -

Por: Catalina Gallo Rojas
agosto 29 de 2016 , 06:06 p.m.

Cargar en los brazos a tu primer hijo después de pocos días de nacido es una de las felicidades más grandes de la vida, pero también puede ser motivo de miedo y angustia. Y es normal, porque estás frente a un ser humano frágil e indefenso a quien hasta ahora estás aprendiendo a cuidar y a conocer, y cuya vida depende casi toda de ti.

Uno de los respaldos que te puede dar tranquilidad para saber que todo marcha bien con la salud de tu pequeño es saber que cuentas con un pediatra que te puede atender en cualquier momento o con un servicio médico oportuno, por eso es tan importante que apenas nazca tu hijo lo registres en la notaria y lo afilies inmediatamente a una EPS y a la medicina prepagada, si este es tu caso. Debes pedir la primera cita con el pediatra dentro de los primeros cinco días de vida y tu bebé necesitará un control regular durante todo su primer año.

Lee también: Cómo controlar el color amarillo en los recién nacidos

Es importante que cumplas con el plan de vacunas, que no visiten a tu bebé personas con gripa o enfermedades contagiosas respiratorias, y que tú y todas las personas que lo cuidan se laven muy bien las manos antes y después de estar en contacto con él.

Debes entender que las enfermedades en los bebés evolucionan de manera diferente porque sus cuerpos están todavía acomodándose a la vida, y de ahí que sea importante que busques médicos y expertos que atiendan a tu hijo.

También te sentirás más sereno si sabes cuáles son esos motivos de alarma por los cuales debes acudir inmediatamente a una sala de urgencias. Aquí te los contamos, para que sepas qué hacer.

De acuerdo con la información publicada por la Clínica Palermo de Bogotá, las señales son: 

1. Palidez. 

2. Labios morados. Es importante anotar que los pies y las manos de los bebés se pueden poner morados, lo cual no significa que haya algún motivo de preocupación mientras que los labios del pequeño sigan rosados.

3. Pobre succión.

4. Que el bebé no coma. Los recién nacidos comen por instinto y lo normal es que lo hagan con frecuencia, por eso, si se salta comidas, es muy importante consultar al médico.

5. Deposición con sangre o moco. La sangre puede ser un síntoma de infección intestinal; es importante que el bebé sea atendido lo más pronto posible.

6. Vómito persistente. Debes diferenciar el vómito de la poca leche que muchos bebés expulsan por la boca después de comer. El vómito es cuando el pequeño arroja abundante cantidad de leche y se nota que hace esfuerzo para que salga.

7. Temperatura superior a 38 grados o menor de 36 grados.

8. Piel amarilla en espalda, piernas y cola.

9. Signos de dificultad respiratoria: aletonasal, hundimiento de costillas, aumento en el número de veces que respira, ausencia de respiraciones o si el pequeño se queja cuando respira. 

10. Región umbilical con secreción, olor fétido o enrojecimiento alrededor de la piel.

11. Irritabilidad continua. Si tu bebé llora mucho, con insistencia, y no logras calmarlo, descubres que no es hambre ni frío o sueño, deben revisarlo de inmediato. 

12. Diarrea: mayor que 4 o 5 deposiciones líquidas por hora, excepto la que se presenta 10 a 15 días después de nacido, caracterizada por ser transicional, amarilla, explosiva y con duración de dos semanas.

13. Estreñimiento por más de 48 horas. Los bebés alimentados con leche materna suelen evacuar con cada toma. Si ves que a tu bebé no le funciona el estómago por más de dos días ve a urgencias.

14. Abdomen globoso, brillante, piel templada y dolor al tacto.