Mi hijo no para de llorar en el avión, ¿qué hago?

Ten en cuenta estos tips que pueden hacer el viaje más placentero para tu bebé.

Mi hijo no para de llorar en el avión, ¿qué hago?
Foto:

 -

Por: Juan Felipe Velasco
enero 26 de 2017 , 09:27 a.m.

¿Cuántas veces te has subido a un avión y durante el vuelo escuchas el llanto incesante de un pequeño a tu lado? Esto se puede deber a muchas razones, siendo la principal el dolor de oído por la presurización del avión, en especial en los momentos previos al aterrizaje.

De acuerdo con la otorrinonaringóloga pediátrica, Frida Scharf de Sanabria, de Colsanitas, las causas del dolor por lo general están ligadas a una inflamación en la Trompa de Eustaquio, que es el conducto que conecta al oído y la garganta, cuya función es la de mantener el aire dentro del oído para que la membrana no se retraiga y no produzca dolor.

“Cuando ésta se inflama, se acaba el aire dentro del oído medio, donde se encuentra la caja timpánica, y empieza el primer dolor porque se retrae la membrana. Después se produce secreción para llegar a lo que se llama otitis media”, puntualiza la doctora.

La inflamación se puede dar por distintas razones. Una de ellas es la gripa, pues la Trompa de Eustaquio se llena de mucosidad y genera molestias que se intensifican en el pequeño cuando el avión inicia su descenso.

También, el aumento de tamaño de las glándulas adenoides debido a alergias o a la misma gripa, obstruye el conducto y dificulta una correcta presurización del oído. Otras causas como la desnutrición y las infecciones respiratorias de las vías bajas, también crean molestia en el bebé y se pueden intensificar durante un vuelo.

Lee más: Enfermedades respiratorias

Antes de volar

Al viajar en avión junto a tu hijo, debes verificar que esté en un estado de salud óptimo antes de abordar, pues así hay menos probabilidad de que sienta algún malestar. Es necesario que, si ya ha presentado otitis anteriormente,que visites al especialista para que él verifique si existe alguna infección o problema, y también para que sea él quien indique el procedimiento a seguir.

Si el médico lo recomienda, se le debe dar analgésico y llevar gotas para aplicar durante el vuelo, para la nariz, pues eso alivia el problema. Pero es el doctor quien debe formularlo.

Adicionalmente, de presentar síntomas de gripa, hay que consultar al pediatra, para que te dé las recomendaciones a seguir.

Finalmente, se recomienda no darles antibiótico sin antes haber recibido un diagnóstico y la evaluación médica de un especialista, pues no se trata, por lo general, de una infección.

Durante el viaje

Si tienes un viaje, tu hijo tiene gripa y no puedes aplazarlo, es importante que le des líquido, en especial antes del aterrizaje, pues “es cuando es mayor el cambio de presión dentro del avión, y es más difícil presurizar el oído. En ese momento, cuando se siente el cambio de ruido de la aeronave, hay que empezar a darle líquido”.

Además, aplicar calor con una toalla húmeda en la oreja o utilizar tapas especiales para oídos que se cierran herméticamente también puede minimizar el dolor del pequeño. Si bien mascar chicle es una alternativa para los mayores de dos años, pues les ayuda a tragar saliva, la doctora Scharf explica que “la otitis media es mucho más frecuente en niños pequeños que aún no tienen dientes”.

Te puede interesar: Para que escuche mejor

Recomendaciones de las aerolíneas

La salud no es el único tema a tratar al viajar con un bebé. Se debe tener en cuenta que existen algunas exigencias que hacen las aerolíneas y los organismos de control aeronáutico para subirse a un avión.

En su página web, Avianca explica que una persona puede transportar máximo dos infantes de por lo menos 10 días de nacidos. Sí el bebé tiene menos de esa edad, tanto la madre como el Infante deberán presentar un certificado médico que avale su condición para viajar.

Para los pequeños menores de dos años existe una tarifa diferencial, siempre y cuando su acompañante lo lleve sentado en sus piernas, para lo cual debe utilizar un cinturón especial, que es proporcionado por los tripulantes de cabina. Además, la reserva debe ser la misma para el boleto del menor y del adulto.

Asimismo, las aerolíneas ofrecen comodidades adicionales para los viajeros bebés. Por ejemplo, Avianca y LATAM ofrecen comida para infantes y, en algunos de sus vuelos internacionales, la posibilidad de acostarlos en cunas.