¿Cuándo introducir nuevos alimentos en la dieta del bebé?

Foto:

 -

Por: Mónica Toro
abril 18 de 2012 , 10:23 a.m.

Llegar a los seis meses de vida no solo trae cambios en el desarrollo de habilidades. También es necesario un complemento en la alimentación del bebé.

Llegar a los seis meses de vida no solo trae cambios en el desarrollo de habilidades. También es necesario un complemento en la alimentación del bebé.

Según la Academia Americana de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud, ese es el tiempo indiciado para empezar a introducir alimentos semisólidos y sólidos en las comidas de los pequeños.


Según Olga Lucía Pinzón,  dietista especialista en Promoción en Salud y  máster en Administración en Salud, a los seis meses el bebé ha ganado el doble de su peso al nacer y ya está más desarrollado. “Tienen más coordinación neuromuscular (se le facilita pasar los alimentos semisólidos), más desarrollo sensorial (le ayuda a degustar los sabores) y mayor desarrollo del tracto gastrointestinal (favorece la tolerancia a los alimentos)”, explica Pinzón. 
Según el doctor Óscar Javier Quintero, médico pediatra gastroenterólogo y nutricionista, esta nueva etapa es muy importante porque suplementa nutrientes insuficientes en la leche materna a partir de esa edad, estimula el desarrollo sicoemocional del bebé y es la oportunidad de crear hábitos de alimentación saludables.


“Al principio puede ser normal que rechace un alimento específico por razones sicológicas, porque no le gusta el sabor o la textura, por experiencias desagradables cuando lo ingirió antes o por intolerancia cuando su aparato digestivo no lo digiere bien. Si luego de varios intentos calmados la situación persiste por estas causas, debemos respetar el rechazo y buscar un sustituto para mantener el aporte nutricional”, afirma el especialista Quintero.


  Angélica María Arriaga, nutricionista dietista y gerente de Calidad y Nutrición, señala que si la alimentación complementaria se realiza de manera inadecuada o de forma temprana, puede conducir al desarrollo de patologías.
“Podrían verse infecciones gastrointestinales, alergias, desnutrición y propensión a la diabetes en la edad adulta, generada por la mala higiene o por el uso de alimentos  con cantidades o cualidades inapropiadas de nutrientes”, indica la especialista.


Es por esto que cada alimento debe ser introducido lentamente, con el fin de evitar esas enfermedades y posibles complicaciones de alergias.


“Se deben empezar a introducir los alimentos uno a la vez. Es decir, si el bebé tiene los seis meses y vamos a empezar con las frutas dulces se comienza una semana con manzana, otra con mango y otra con pera, para así observar reacciones”, indica Arriaga.
 
¿Cómo hacerlo?
Miedo. Eso es lo que muchos padres sienten al momento de iniciar la alimentación complementaria. Sin embargo, no hay motivos para asustarse. Por el contrario, al bebé le gustará y lo disfrutará si usted lo ayuda y lo guía en este proceso.
“Hay que decirles lo importante que es cada alimento;  aunque sean chicos, ellos entienden, hay que hacer las preparaciones coloridas y sabrosas sin utilizar caldos de cubos”, enfatiza Arriaga.
Si a los pequeños se les acostumbra desde chicos a consumir alimentos nutritivos,  ellos valorarán los alimentos nutritivos.
 
Respuestas básicas
Olga Lucía Pinzón Espitia, nutricionista dietista especialista en Promoción en Salud y  máster en Administración en Salud, responde a las preguntas más frecuentes de alimentación complementaria durante las consultas.
¿Le puedo dar caldos o tinte de fríjol?
No, ya que los alimentos líquidos no permiten estimular la masticación, no son nutricionalmente completos, llenan rápidamente y estimulan la  inapetencia.
¿Cuál es el orden para iniciar las frutas a los 6 meses de edad?
• Frutas altas en fibra: granadilla, mango, papaya. Aportan también vitaminas A, B y C.
• Frutas carnosas: banano, pera, durazno, manzana, etc.  Aportan vitamina A y B, ayudan a regular la digestión.
¿En qué  preparaciones se deben ofrecer las frutas?
Crudas, bien lavadas y licuadas o maceradas con tenedor, para evitar la pérdida de vitaminas por cocción; no agregue agua.  
 
Angélica María Arriaga Guerrero, nutricionista dietista y gerente de Calidad y Nutrición sugiere:
• Los alimentos se suministrarán con mínima adición de sal y azúcar.
• La comida debe darse con consistencia y textura suaves.
• La leche materna debe suministrarse por 6 meses de manera exclusiva.
• Se pueden incluir otros alimentos, como papaya, melón, guayaba, mango, mandarina, carne, pollo, arveja, lenteja, garbanzo, pasta, ahuyama, calabaza, hígado de pollo, pan y galletas.
• Después de siete meses puede incluirse yema de huevo y fríjol en crema.
• Todo alimento adicional u omitido debe ser por solicitud del nutricionista.
• No le dé al menor claras de huevo, fresa, leche de vaca ni cítricos hasta después del año.
 
Alimentos mes a mes
Olga Lucía Pinzón, nutricionista, entrega las siguientes pautas:
Se debe iniciar con pequeñas cantidades (media o una cucharadita)  e ir aumentando gradualmente durante cinco  a siete días:
• 6 meses: frutas no ácidas, verduras, cereales infantiles sin gluten, como, por ejemplo el cereal de arroz.
• 7 a 9 meses: carne, pollo y vísceras en forma de puré, galletas, arroz, espagueti y pan.
• 9 a 12 meses: tubérculos como papa, yuca, ñame y plátano. Leguminosas como fríjol, arveja, lenteja y garbanzo.
• 12 meses en delante: incorporar al niño a la alimentación familiar.