Gatear para evolucionar

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:42 a.m.

La mayoría de los bebés, antes de empezar a caminar, hacen pruebas para controlar su equilibrio y fortalecer sus músculos, es decir, comienzan la etapa del gateo.

Todo inicia cuando el niño se apoya en su trasero sin necesidad de ayuda, poco a poco se pondrá en cuatro patas, intentará que sus muslos estén rectos , pondrá la espalda paralela al piso y flexionara sus rodillas para empujar su cuerpo. Este proceso durará dos meses en promedio.

Los padres hacen parte de este momento a través de la estimulación. Por ejemplo, pueden colocar una almohada o pasar una bufanda debajo del vientre del bebé, para ayudar a que el niño logre equilibrio. Poner a su hijo a atravesar obstáculos como cajas, también desarrolla su capacidad motora.

Cuando el pequeño esté acostado boca arriba, se recomienda coger sus pies y muévalos como si estuviera pedaleando una cicla. Este ejercicio es parte de la rutina de estimulación temprana, que se hace para desarrollar su capacidad física.

Otra manera de incitar el gateo en el niño es colocarle juguetes (pelotas con sonido o de colores) a una distancia prudencial, para que busque la forma de obtenerlos. La supervisión constante de los papás asegura que el niño no tenga inconvenientes, por eso es elemental que se vigile el lugar donde el niño interactúa, el cual debe estar libre de peligros. Como en todo, hay excepciones y algunos bebés se saltan el gateo y se paran solos, hay otros que se deslizan sentados e incluso se mueven usando su barriga o ayudados por sus pies y manos. No importa de qué manera el bebé intente evolucionar su cuerpo, todos estos movimientos son válidos y naturales. Lo usual es que el niño a los seis meses presente signos de movilidad.