Mi bebé no quiere más seno

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:42 a.m.

Puede que en alguna ocasión su bebé rechace el pecho y una situación usual, que no va a prolongarse por más de dos días en la mayoría de los casos. Existen varias causas que pueden generar esta conducta , pero no es para alarmarse: Su alimentación: Recuerde qué alimentos ingirió en las últimas horas. Si su respuesta es ajo, repollo o jamón, es posible que esa sea la respuesta a por qué su bebé rechaza la lactancia. En ocasiones, estos alimentos pueden generar un sabor extraño, que muchos bebés rechazan, mientras a otros recién nacidos no les afecta.

Si logra identificar cuáles alimentos producen esa sensación en su leche, deje de consumirlos mientras dure la lactancia.

Congestión nasal: cuando los bebés tienen gripa, la congestión en sus vías respiratorias imposibilita que se coma y se respire al mismo tiempo. Basta con destapar la nariz del pequeño y así se facilitará su alimentación.
Nueva dentadura: los primeros dientes salen normalmente cerca de los seis meses, pero existen pequeños en quienes aparecen alrededor de los cuatro. La molestia generada por estas erupciones puede ser la causa del malestar.
Molestia en sus oídos
: el dolor de oído que genera la otitis media puede ser tan fuerte, que llega hasta la mandíbula. Puede ir acompañado de fiebre, fatiga, irritabilidad y nariz congestionada. En ocasiones también se presentan vómitos y pérdida de apetito.
Infección en la boca:
es conocida como aftas y su presencia hará difícil comer. Tratar esta afección a tiempo evita que se esparza a otras zonas, incluidos sus pezones.
Bebé impaciente:
su falta de apetito puede ser consecuencia de la forma lenta en la que baja la leche y que ocasiona desespero en el bebé. Para evitarlo, basta con que antes de poner al bebé usted sustraiga un poco de leche, para que esta salga en el momento en el que su hijo quiera comer.
Alteraciones hormonales:
solo con la aparición nuevamente de la menstruación la leche alterará su sabor.
Estrés:
cambios en su estado de ánimo generan tensión, por ejemplo por el regreso al trabajo, alguna complicación que se presente, incluso con un mal día pueden hacer que el bebé llegue a estar agitado. Por eso, se recomienda tranquilizarse antes de amamantar.
Gusto:
o simplemente el rechazo se presenta porque los niños ya no quieren tomar más leche, aunque son situaciones temporales.

Cómo actuar frente a la inapetencia

:: El desgano del pequeño puede durar entre uno o dos días. Si usted ofrece leche de fórmula se puede afectar su producción.

:: Una solución puede ser darle su leche en un biberón. Aunque no será una solución si el problema está en su sabor.

:: No pierda la paciencia e intente repetidamente. Es posible que en algún momento llegue a recibirle.

:: Si ha empezado a combinar la leche con otros alimentos, es posible que necesite disminuir su ingesta.