Ponte al día con las vacunas. El sarampión y la difteria, al asecho

Completa el esquema de vacunación de tu hijo, pues son múltiples los casos de contagio confirmados.

Sarampión

-

Foto:

123rf

Por: ABCdelbebe.com
octubre 04 de 2018 , 06:35 p.m.

Debido al último informe epidemiológico sobre sarampión en Colombia, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las alertas se prendieron entre los entes médicos del país, ante el registro de 85 casos confirmados de la enfermedad sin consecuencias fatales. De ellos, 56 casos en hombres y 29 en mujeres, en personas entre los tres meses de edad y los 35 años.

También se informó que de estos 85 casos, 40 son de origen importado de otras latitudes, y de ellos, 17 son de transmisión secundaria desde Venezuela. Además, y lo que resulta más preocupante, el grupo de edad de mayor impacto es el de los pequeños de 1 a 4 años, con 44 por ciento de los reportes, seguido de los niños menores de un año, con un 22 por ciento, y los de 5 a 14 años equivalen al 16 por ciento.

Igualmente, la OPS entregó un informe sobre difteria en Colombia, con un registro de 8 casos en todo el país, pero que, lamentablemente, sí ha dejado tres muertes. Tanto en los casos de sarampión como de difteria, los laboratorios del Instituto Nacional de Salud (INS) recibieron las muestras pertinentes para verificación y confirmación de los contagios, encontrándolos positivos.

Con cifras como las anteriores, el llamado es a las madres, padres y cuidadores de niños para que revisen el esquema de vacunación de sus pequeños y se aseguren de que estén protegidos contra estas y otras enfermedades infectocontagiosas que pueden afectar su salud y poner en alto riesgo sus vidas.

Ya son 85 los casos confirmados de sarampión en Colombia, y 8 los de difteria con 3 personas fallecidas por el contagio.

Como lo indica el doctor Carlos Casadiego, médico familiar de Compensar, “la vacunación previenen en el mundo entre 2 y 3 millones de muertes relacionadas con enfermedades como la difteria, tétanos, tos ferina y sarampión. Por ende, la inmunización es la alternativa más eficaz para evitar sufrir de estas enfermedades contagiosas”.

Por su parte, la Organización Mundial de La Salud (OMS), insiste en que el sarampión sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños en todo el mundo. Se calcula que en 2016, murieron 89.780 personas por esta causa, la mayoría de ellas, menores de 5 años.

Cómo se manifiesta el sarampión

El sarampión suele aparecer entre los 12 meses y los 4 años de edad, y es una enfermedad eruptiva e infecciosa que se manifiesta mediante un brote en la piel, originado por un virus, altamente contagioso, que ingresa al organismo al respirar partículas expulsadas por una persona que tenga la enfermedad, al momento de toser, hablar o estornudar.

Los principales síntomas son fiebre alta y la erupción de puntitos blancos, rodeados de inflamación rojiza, a los que se les denominan: exantema maculopapular. Es posible que también se presente tos, rinitis y conjuntivitis, tras lo cual, la persona cae a cama y presenta dificultad para respirar y comer.

En los niños menores de 5 años, y en el peor de los casos, puede haber compromiso cerebral y neumonía. Es muy importante que ante cualquiera de estos síntomas, consultes de inmediato. Muy seguramente, el pediatra le realizará un examen en sangre para confirmar la presencia de sarampión y descartar otras enfermedades similares como rubéola o la roséola.

Lo primero que procurará el especialista es controlar la fiebre, un síntoma constante, y te pedirá que hagas que el niño guarde reposo por ocho días y en lo posible, se aísle para evitar que otros en casa se contagien y, obviamente, no debe salir a la calle para que la enfermedad no se propague, ni se complique la situación de tu pequeño.

Es muy importante que tu niño tenga el aseo diario y mantengas bien humectada su piel, y que no cubras las zonas afectadas por el brote, pero que con frecuencia, las refresques con lociones hidratantes que te indique el pediatra.

¿Cómo prevenirlo?

La única acción posible para proteger a los niños de esta enfermedad es la inmunización, es decir, mantener el cuadro de vacunación de tu hijo al día, con las dosis y refuerzos estipulados, con lo cual se genera un escudo protector, en casi el 95 por ciento de los casos.

Cabe decir que el sarampión no es una enfermedad inofensiva, por el contrario, es muy peligrosa, pero prevenible si se aplica la vacuna triple viral (sarampión, rubeola, paperas) o la bivalente (sarampión, rubeola), ambas gratuitas dentro del programa de inmunización colombiano. Estas se deben aplicar oportunamente, a todos los menores que cumplan 12 meses y el refuerzo se hace a los 5 años, aunque se puede recibir hasta los 11 años.

La difteria aún no ha sido erradicada

Según la Organización Panamericana de la Salud durante el año pasado, en la región se reportaron 267 especialmente en personas mayores de 11 años que no estaban vacunadas o no contaban con el esquema completo de vacunación.

En Colombia, en los últimos meses, el registro de casos es de 8 en todo el país, pero de ellos, 3 personas murieron a causa de la enfermedad. Esto hace que el peligro esté latente, mucho más porque hay más registros de casos en países vecinos como Venezuela y Brasil.

Además, los entes de salud llaman la atención de los grupos vulnerables como las mujeres gestantes, los menores de edad, los adolescentes, los adultos mayores y las personas en situación de discapacidad, que están más expuestos a complicaciones de la enfermedad tras su contagio.

¿Qué es y cómo se contagia?

La difteria es una enfermedad más de las zonas tropicales y la produce una bacteria llamada Corynebacterium difteriae. Es altamente contagiosa por vía respiratoria y la transmite la persona infectada, pero cuyo contagio ya ha sido superado, o los portadores sanos que la tienen en la garganta.

En el caso de los niños, ellos se enfrentan a un proceso de la enfermedad más delicado que los adultos, ya que corren mucho riesgo no tanto por la bacteria, sino por la toxina que produce, y que puede afectar al miocardio y al sistema nervioso, produciendo desde lesiones cardiacas, pasando por parálisis, hasta llegar a la muerte.

La vacunación, la real fórmula de prevención

En Colombia, la DPT (vacuna contra difteria, tos ferina y tétanos) es gratuita y está disponible en el mercado desde hace más de medio siglo, y su aplicación en los menores de un año ha evitado la muerte innecesaria de miles de pequeños. La vacuna tiene una inmunidad de diez años.

Cabe decir que solo la vacunación contrarresta estas enfermedades y que especialmente, la difteria es un mal del que los niños deben protegerse, pues sus consecuencias pueden ser fatales. Todas se curan con facilidad mediante el suministro de antibióticos, pero si se empieza a producir la toxina, hay que neutralizarla rápidamente, con un suero antitoxina, que el pediatra le indicará al momento de consultar.

Las personas que han estado en contacto con el enfermo de difteria deben, como primera medida, reforzar su esquema de vacunación sino está al día. Si hace más de cinco que se aplicó hay que acudir al refuerzo.

Las entidades colombianas de salud como el Ministerio, el Instituto Nacional de Salud, y organismos internacionales como la OPS, recuerdan a los padres de niños menores de 5 años, que las vacunas son en un 98 por ciento benéficas y seguras y que su protección libra a los pequeños de graves enfermedades como el sarampión y la difteria, cuyas consecuencias pueden cobrar la vida de los pequeños o dejarles secuelas irremediables para toda la vida.

OPS_Sarampi_n_001