El embarazo vegetariano tiene sus ventajas

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:45 a.m.

“Nunca olvidaré la reacción de una amiga cuando supo que estaba embarazada. Después de felicitarme, dijo: ‘supongo que vas a dejar tus cuentos vegetarianos ahora, ¿verdad? ¡Tienes que pensar en tu bebé!’.

Se quedó atónita cuando dije: ‘Estoy pensando en mi bebé, ¡por eso ni siquiera ahora consideraría comer carne!’”, cuenta Audrey Nickel, miembro de la Sociedad Vegetariana Triangle de Estados Unidos.

El mayor temor frente al vegetarianismo es que al no consumir carne, una persona deja de percibir las proteínas y los minerales necesarios para su crecimiento, desarrollo y buena salud. Y ni hablar del veganismo, en el cual las personas no comen ni visten ningún producto proveniente de los animales.

“Aunque una futura mamá vegetariana o vegana enfrente mucha presión de parte de los doctores, la familia y la sociedad para que consuma carnes y productos lácteos durante el embarazo, muchas se mantienen, con terquedad, en su dieta”, cuenta Johanna Best, del departamento de prensa de la Vegan Society.

Y lo hacen con razón puesto que, como asegura Sandra Hood, dietista de la misma sociedad, este tipo de alimentación tiene múltiples ventajas ya que es baja en grasas, sobre todo saturadas, y en sales; libre de colesterol, y provee altas cantidades de fibra, carbohidratos y vitaminas A y C.

“Los nutricionistas consideran que el régimen vegetariano no es un peligro en sí mismo, por lo que no tiene sentido prohibirle a una mujer continuar con él durante el embarazo”, cuenta Claire Manicot, periodista francesa especializada en temas de salud.

Maincot explica que la ausencia de proteínas animales debe ser compensada por un aporte suficiente de proteínas presentes principalmente en el pan, las pastas, las harinas, las legumbres y las oleaginosas.

Sácale el jugo al vegetarianismoProteínas: pan y arroz integrales, almendras, avellanas, lentejas y leche de soya. Carbohidratos: trigo, avena, pasta, habas, fruta fresca y seca. Grasas: frutos secos y semillas, aceite de frutos secos y aguacates.Ácidos grasos esenciales: linoleico (grupo omega 6), aceite de girasol, y alfa-linolénico (grupo omega 3), semillas de calabaza y nueces.Vitaminas: A, zanahorias, espinacas y tomates. B, frutos secos, avena y legumbres. B12, alimentos fortificados como extractos de levadura y leche de soja. C, naranjas, limones y cerezas. D, algunas leches de soja y margarinas veganas fortificadas. E, cereales y harinas integrales. Ácido fólico, germen de trigo, espinacas, naranjas y dátiles.

Natalia Salamanca
Para ABC del bebé