Grasa, pero no en exceso

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:42 a.m.

Los alimentos de origen animal son los principales portadores de grasa. En el organismo del niño la procesa y su exceso convierte en colesterol.

Durante el periodo neonatal, el colesterol actúa como un nutriente necesario. Si hay más grasa de la que el cuerpo del menor necesita, se instalaen las arterias y puede causar problemas cardiovasculares en la edad adulta.

Los ataques cardíacos y las enfermedades coronarias que se puedan exteriorizar más adelante se previenen desde la infancia. Por eso, el rango de colesterol normal en los niños es de 120 y 170.

De acuerdo con la historia familiar, se puede saber hasta qué punto un niño es propenso a elevar sus niveles de grasa. Si hay riesgo, lo ideal es que el pediatra los evalué a los dos años y según los exámenes se determinarán las dietas o los ejercicios necesarios para normalizar el cuerpo.

Se recomienda no abusar del huevo, usar leche descremada, evitar los fritos, disminuir las carnes rojas, consumir pescado, pollo y pavo. No son saludables las tocinetas, las salchichas y los chorizos.