Lo 'tecno' a su tiempo y más en abc noticias

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 19 de 2015 , 04:37 p.m.

No más padres fumadores 

Una investigación publicada por el Journal of Developmental Origins of Health and Disease, indica que los fetos expuestos al humo del tabaco de sus padres, podrían desarrollar diabetes en la edad adulta. La investigación mostró que las hijas de madres que fumaron cuando estaban en embarazo tenían entre dos y tres veces más probabilidades de ser diabéticas en la adultez. Igualmente, si el que fumaba era el padre, la probabilidad persiste, pero en menor medida. Los resultados del estudio siguen la línea de otros similares, que indican que la exposición gestacional a diversas sustancias afecta la salud del feto.

ADN sano 

El Reino Unido es el primer país en permitir la concepción in vitro de niños provenientes de tres progenitores. La técnica, que aún no se aplica en mujeres, solo en ratones, busca prevenir graves enfermedades hereditarias provenientes de la mitocondria (célula). Sucede que algunos padres tienen problemas a nivel de las células, por lo que si se fecunda el óvulo con el ADN normal de su madre, su padre, y una pequeña cantidad de ADN mitocondrial sano de una mujer donante, las probabilidades de que ese bebé sufra de pérdida de masa muscular, ceguera u otras afecciones, se reducirá. 

Bebé gigante

En Florida, EE. UU., Maxxzaandra Ford dio a luz un bebé de 6,4 kilos en el hospital Saint Joseph, en Tampa. Avery, como se llama el niño, nació de forma natural tras 18 horas de trabajo de parto, y su peso es el mayor registrado en este centro médico y uno de los más grandes del estado. Ford pensó, en un principio, que tendría gemelos, por el tamaño del vientre y puesto que tiene una hermana melliza. 

LO ‘TECNO’ a su tiempo 

Los padres no deberían dejar que sus hijos jueguen con tabletas y móviles smartphones, pues estos podría afectar el cerebro de los bebés, según un estudio publicado por la Universidad de Boston. El trabajo señala que si niños entre uno y tres años los usan con frecuencia, se retrasa su aprendizaje "social y emocional", así como su propio desarrollo. 

Durmiendo se aprende 

Investigadores de la Universidad Ruhr de Bochum, Alemania, encontraron que el "momento óptimo para que los infantes aprendan cosas nuevas es justo antes de dormir", según un estudio que analizó 216 bebés. La experiencia concluyó que los niños que durmieron una siesta de al menos 30 minutos, tras manipular unos títeres, fueron capaces de recordar el juego, mientras que los que no durmieron no recordaron nada.