Besar a los niños en la boca: ¿qué tan peligroso es?

Aunque se considera una muestra de afecto, los recién nacidos quedan expuestos a virus y bacterias.

Besos a los niños

Besar a los niños en la boca los expone a virus y bacterias que, si bien para los adultos no son graves, para ellos son letales.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
octubre 08 de 2018 , 10:42 a.m.

Hace un mes, y con apenas 11 días de nacido, Oliver Jaz Miller estuvo a punto de morir como consecuencia de un herpes neonatal que adquirió, según el dictamen médico, a través de un beso.

“Nuestro bebé estuvo 21 días en el hospital con oxígeno, ocho en la unidad de cuidados intensivos. Durante este tiempo, los doctores concluyeron que una persona que debía tener herpes labial tuvo contacto cercano y directo con nuestro pequeño”, escribió en sus redes sociales Lucy Kendall, madre del niño y habitante del condado de Yorkshire (Inglaterra).

La mujer ha emprendido una campaña en línea para que los padres tomen conciencia de la gravedad de exponer a los recién nacidos a personas que, aunque no lo parezcan, pueden albergar virus y bacterias que se contagian fácilmente a través de un simple estornudo, una caricia o un beso y que luego atacan rápidamente el organismo, aún en desarrollo, del pequeño.

Por fortuna, Oliver sobrevivió, pero el caso volvió a encender las alertas sobre los riesgos que conlleva besar a los bebés, pues otros no han contado con la misma suerte. En 2017, por ejemplo, la muerte de Mariana Sifrit, de 18 días de nacida, le dio la vuelta al mundo: la bebé contrajo meningitis luego de que una persona cercana a sus padres la besó y le contagió el virus.

“La primera recomendación que hacemos los neonatológos a los padres es restringir las visitas al menos durante los dos primeros meses de vida del niño, para permitir que su sistema inmonológico se fortalezca –resalta Liliana Corredor Suárez, especialista en neonatología–. Asimismo, advertimos tener mucha precaución en el momento de presentar a sus hijos a personas muy cercanas. Por ejemplo, evitar que amigos y familiares quieran darle un beso a su recién nacido, especialmente en la boca o cerca de esta, ya que pueden portar virus no necesariamente visibles”.

Para Corredor, esta advertencia también va dirigida a los padres que suelen ofrecer a sus bebés para ser besados por líderes políticos y religiosos en lugares públicos.

En ello coincide Bonnie Maldonado, profesora de enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Stanford, quien asegura que pese a que un bebé puede llegar a estar protegido por los anticuerpos que recibe de su madre, hay infecciones para las que definitivamente el organismo del recién nacido no está lo suficientemente preparado, por lo que un virus que es normal para un adulto, como el que produce un simple resfriado, puede llegar a ser mortal para un bebé.

¿Y en los más grandecitos?

Ahora bien, aunque el sistema inmune de los niños se fortalece con el tiempo y en muchas familias los besos en la boca se consideran una muestra de cariño y unión con los hijos, los médicos indican que es peligroso aunque los niños ya estén grandecitos.

“Muchos padres ven un beso en la boca como una inocente demostración de afecto, pero continúan ignorando que con ello, sus hijos quedan expuestos a la mayoría de infecciones y enfermedades gastrointestinales o respiratorias que se transmiten por la saliva”, sostiene Vanessa Gil, pediatra de la Clínica Universitaria Colombia de Colsanitas.

Para Gil, ni siquiera se recomiendan los besos en las manos. “Hay que recordar que los niños suelen llevarse las manos a la boca. Entonces, la mejor opción, cuando ya son grandes, es besarlos en lugares como la cabeza, la mejilla y el abdomen”, aconseja la médica.

Por su parte, el pediatra Álvaro Jácome sostiene que, aunque besar a los hijos en la boca es una expresión arraigada en muchas culturas, hay que ser precavidos. “Todas las personas tenemos en la cavidad oral una flora bacteriana que genera riesgos desde el punto de vista biológico. Lo mejor es no exponer a los niños y besarlos en las mejillas u otro sitio”.

Muchos padres ven un beso en la boca como una inocente demostración de afecto, pero continúan ignorando que con ello, sus hijos quedan expuestos a la mayoría de infecciones y enfermedades

Asunto controversial

La otra cara de la moneda de besar a los niños en la boca reside en el aspecto psicológico. El tema genera debate entre aquellos que lo consideran una muestra afectiva completamente normal y quienes alegan que puede tener repercusiones a nivel social y emocional para los niños.

En este sentido, algunos psicólogos infantiles no aconsejan los besos en los labios porque consideran que pueden generarle al niño confusión con respecto a las muestras afectivas permitidas y la diferencia entre los roles parentales y los vínculos amorosos con terceros. “Esto puede hacer pensar a los niños que pueden besar o dejarse besar de cualquier persona porque se trata de una muestra natural de amor, lo que, en el peor de los escenarios, los expone a riesgos de abuso sexual. Por lo tanto, lo mejor es enseñar a los niños desde pequeños cuáles son los límites y dejarles claro que este tipo de demostraciones, socialmente, están reservadas únicamente para el vínculo de la pareja”, argumenta Gloria Alfonso Garcés, psicóloga infantil.

De otro lado, los expertos señalan que muchas veces, los padres inician la conducta porque creen que es la mejor manera de demostrar su amor, cuando en realidad esto no es una necesidad para los niños. “No se requiere tal contacto oral para generar un vínculo emocional estrecho con los hijos. A los niños se los puede abrazar, besar en la mejilla o la frente, y el trasfondo afectivo es el mismo”, puntualiza Gloria Garcés.