Vuelve la ropa para bebés hecha a mano por abuelas

‘Mamy Factory’ es la marca de ropa francesa que hace la propuesta

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 29 de 2013 , 11:10 a.m.

‘Mamy Factory’ es una marca de ropa para niños tejida a mano por abuelas que despuntan su pasión mientras ganan algo de dinero. Stéphanie Leone, de 36 años, lanzó su empresa hace poco más de un año al observar el número creciente de adultos mayores (18 por ciento de la población francesa, según el Insee, el instituto de estadística francés), y el atractivo del consumidor por productos hechos a mano y por la moda infantil. "Después de estudios de comercio orientados al mercadeo y a las nuevas tecnologías en la web, estaba harta de trabajar en lo abstracto. Buscaba algo concreto", explica a la AFP Leone, quien con el apoyo de sus amigas, mamás de los niños "modelos", transformó el salón de su casa en un espacio para tomar fotografiar las colecciones.

A su lado, trabajan Roxana Barbor, la diseñadora, y Elisabeth Poso, la estilista freelance. "Quería crear una marca que sea un vínculo entre muchos universos, la moda, el saber tradicional y la modernidad", añade, mostrando chalecos, vestidos y jerséis en algodón, con pequeños botones preciosos de boj y nácar, su última colección de 0 a 5 años. "Muchas mujeres jubiladas tienen ganas de participar en un proyecto, de ser útiles. Las relaciones son simples, no tienen que demostrar nada y el concepto hace bien porque cambia las relaciones habituales del mundo del trabajo, que son excesivamente complejas", señala Leone, que afirma haber recibido más de 2.500 candidaturas de abuelas tejedoras de entre 60 a 90 años.

Jocelyne Bertin, de 62 años, una empleada de banco retirada, también participa en la empresa. "Cuando dejé de trabajar estaba fuera de cuestión que permaneciese sin hacer nada. Traté el voluntariado, pero no duró", explica. Tras ver un anuncio y conocer a la directora de la empresa en una emisión televisiva, Jocelyne la contactó. Al día siguiente, se conocieron en "un cara a cara muy cálido". "Siempre tejí, me relaja. Adoro la lana fina, los materiales bellos, el buen gusto y sus colecciones", añade Jocelyne, con las agujas y el ovillo en la mano, cómodamente instalada en su apartamento de uno de los barrios de la capital parisina.

La retribución se basa en una tarifa fijada por ovillo y el número de modelos suministrados por pedido. Jocelyne dice tejer "una o dos prendas por semana", lo cual se traduce en una "pequeña ayuda a la jubilación" que coloca en una cuenta de ahorro para sus "pequeños placeres". Cerca de Angoulème, Monique Charrassier, de 62 años, asegura también apreciar los de "200 a 500 euros" que gana tejiendo para "Mamy factory". A Monique le habría encantado "vivir de su creatividad", pero tuvo que dedicarse a tareas del hogar. Sin embargo, se jubiló y teje hasta un jersey por día, creando gorras, bufandas, sombreros que vende también a través de su sitio web www.monique16.canalblog.com. "Con una jubilación de 1.400 euros al mes, esto me permite irme de vacaciones. Adoro el contacto con Stéphanie, trabajar en sus colecciones y descubrir nuevos modelos", añade. Mamá de una pequeña de 16 meses, Pauline es una fiel cliente de la marca. Valora los materiales nobles empleados, como la alpaca, mohair, cachemira, y los cortes unisex que duran, para prendas que cuestan entre 10 y 120 euros. Desde que comenzaron las ventas en septiembre pasado, "las señales son buenas", afirma Leone, que abrirá próximamente una boutique con sala de exhibición en un barrio de París, donde las abuelas podrán reunirse a tejer juntas.