Bebés que pasean en coche se exponen al doble de contaminación

Investigadores indican que los bebés corren el riesgo de exponerse hasta un 60 por ciento más.

Bebé en coche

-

Foto:

123rf

Por: ABCdelbebe.com
agosto 22 de 2018 , 02:13 p.m.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Surrey en Reino Unido se dio a la tarea de elaborar un trabajo para medir el impacto de la contaminación en los bebés que pasean en coche.

El estudio publicado por el Centro Global de Investigación del Aire Limpio (GCare, por sus siglas en inglés), en la revista ‘Environment International’ encontró que las principales consecuencias que sufren los pequeños son el daño potencial de su lóbulo frontal y un impacto en sus habilidades cognitivas y en el desarrollo cerebral.

Los científicos examinaron más de 160 referencias de coches para resaltar los factores relacionados con la exposición a la contaminación de niños en dichos paseadores y las estrategias de mitigación asociadas.

Tuvieron en cuenta diferentes tipos de cochecitos de bebé en función de su altura, anchura y si se sientan uno o dos niños para evaluar si esto impactó en los niveles de exposición a la contaminación.

Descubrieron que los bebés en cochecitos respiran aire más contaminado, ya que se ubican entre 0,55 y 0,85 metros sobre el nivel del suelo y los tubos de escape de los vehículos usualmente, están a 1 metro por encima del nivel de la carretera. Esto aumenta la vulnerabilidad de los bebés a estar expuestos a más contaminación que los adultos.

¿Qué hacer?

El estudio sugiere una serie de medidas de mitigación, que incluyen soluciones “activas” como el control de emisiones de vehículos de carretera y acciones “pasivas”, más complicadas que contemplan la intervención de las aceras con ciertas coberturas del camino entre vehículos y peatones.

Así mismo, la revisión señala que otras medidas como el uso compartido del automóvil, el uso del transporte público para reducir los niveles de tráfico, la mejora de las tecnologías y las colaboraciones con la industria podrían marcar la diferencia para mejorar la calidad del aire para los niños.

Según Unicef, 17 millones de niños en todo el mundo tienen menos de un año de edad y viven en regiones donde los niveles de contaminación del aire exceden las pautas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

Los niños de entornos económicos pobres corren el mayor riesgo de contaminación frente a estos niveles peligrosos debido a la falta de nutrición, el acceso a la atención médica y la exposición excesiva al humo del tabaco.

En definitiva, los investigadores concluyen que se necesita una combinación de soluciones tecnológicas innovadoras, activismo comunitario y políticas centradas frente al tema que alienten a las autoridades a abordar los altos grados de congestión del tráfico en las ciudades de hoy, ya que se considera que son la clave para una solución duradera del problema.