Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

    Patrocinado por:

    Cambian tablas de crecimiento en niños menores de 5 años

    Cambian tablas de crecimiento en niños menores de 5 años
    Por: Juan David Cárdenas
    Viernes, 12 Enero 2007 - 11:55am

    Conozca las nuevas tablas de crecimiento para los menores de 5 años

    0

    Comentarios

    Comparte este artículo

    La talla y el peso de los niños durante los primeros años de vida marcan el crecimiento para la adultez. Aprenda a entender las tablas de desarrollo.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de actualizar las tablas de crecimiento y peso y ha creado un nuevo patrón de referencia para los niños entre los 0 y los 5 años de edad. Este parámetro es el resultado de un estudio multiétnico realizado en Brasil, Ghana, India, Noruega, Estados Unidos y Omán, en el que participaron 8.440 pequeños.Las nuevas tablas de crecimiento ofrecen una referencia mundial y tienen coherencia con las directrices nacionales e internacionales sobre alimentación infantil, que recomiendan la lactancia materna como fuente óptima de nutrición sobre todo en el primer año.

    “La iniciativa de cambiar el patrón de referencia de crecimiento surgió porque se evidenció que los niños alimentados según las recomendaciones de la OMS, en cuanto a la lactancia materna exclusiva por seis meses y continuada hasta el segundo año, tenían una trayectoria de crecimiento diferente a las tablas de la National Center for Health Statistics (NCHS). Es decir, no reflejaban ni los patrones de nutrición, ni las diferencias étnicas”, afirmó en entrevista para Portafolio, Chessa Lutter, asesora regional de la Unidad de Nutrición de la Organización Panamericana de la Salud.El primer conjunto de gráficas de crecimiento que se difundirá incluye indicadores de crecimiento tales como peso para la edad, talla para la edad y peso para la talla. Sin embargo, el proceso de implementación en el país tardará aproximadamente un año, mientras el Ministerio de Protección Social reglamenta el uso y capacita a profesionales en nutrición, pediatría y enfermería.

    Centímetros y kilos

    El desarrollo de la estatura y el peso es fundamental en los primeros años de vida, pues a partir de esta etapa se configuran la talla y la contextura cuando se alcance la mayoría de edad.

    Por eso, es importante ofrecer al niño unos adecuados factores ambientales, nutricionales y saludables para propiciar un correcto crecimiento.Para tal fin existen unas gráficas que permiten calcular y comparar el crecimiento con respecto a un rango estándar. Hay tablas para cada parámetro: peso, talla, perímetro de la cabeza y grasa corporal, calculadas para niñas y niños.La velocidad de desarrollo hasta los 4 años es vertiginosa. Este periodo es cuando más crece el ser humano durante la vida. El primer año, sobre todo, es el que más cambios representa y un pequeño llega a triplicar su peso y a duplicar su altura. Por ejemplo, puede pasar de tres a 10 kilos y de 50 a 75 centímetros.Luego del primer cumpleaños del pequeño, su ritmo de crecimiento se vuelve más pausado. Generalmente, solo gana uno o dos kilos por año y su altura se incrementa entre 5 y 10 centímetros.En vista del promedio de desarrollo que ocurre en el primer año, algunos padres se preocupan porque su hijo no crece al ritmo de antes. Sin embargo, esto es normal si se mantiene en la misma curva, según las tablas de crecimiento.Normalmente, los bebés nacen pesando entre 3.000 y 3.500 gramos. Si están por debajo de los 2.500 gramos, pueden ser considerados de bajo peso. Si sobrepasan los 4.000 gramos, tienen riesgos de obesidad. Es importante tener en cuenta que después del nacimiento, los niños pierden un poco de peso y vuelven a ganarlo rápidamente después de la tercera semana.

    ¿Y los percentiles?

    Las tablas de desarrollo se miden en percentiles. Van del 3 al 97. Lo ideal es que el niño esté en el percentil 50. Eso quiere decir que la mayoría de la población a esa edad tiene ese peso o esa altura. Por ejemplo, cuando una niña tiene un año, si está en el percentil 50, debería pesar más o menos 11 kilos.Si un niño está por debajo del percentil 50 no significa que sea algo malo, pues puede ser normal. Lo importante es que tanto peso como talla tengan un desarrollo armónico y se mantengan en una misma curva.

    Tablas que no son para multiplicar

    Las gráficas de peso para la edad, talla para la edad, peso para la talla e índice de masa corporal son una herramienta para valorar y analizar el desarrollo de los niños. Reflejan la forma en la que deben crecer, siguiendo una curva según un determinado percentil (ver recuadro). De esa forma, se puede evaluar si un pequeño tiene problemas de desnutrición o de obesidad.“Cuando el niño nace se le toman sus medidas de talla, peso y perímetro cefálico. Luego, en los controles pediátricos se le sigue haciendo un proceso para verificar que ha seguido por un mismo carril percentil. Cada niño lleva una curva de crecimiento, pero si baja o sube quiere decir que posiblemente hay un problema”, afirma la pediatra, especialista en desarrollo infantil Aura Sofía Rico.El peso y la talla están determinados por la herencia genética y por la alimentación. Esto quiere decir que un niño de poca altura seguramente tendrá un promedio de peso bajo.

    Las tablas de crecimiento ayudan a ver problemas agudos o crónicos que sufre el niño, los cuales pueden afectar la talla y el peso. Además, evidencian trastornos alimentarios como desnutrición u obesidad.

    “Un niño está desnutrido cuando su peso y su talla se encuentra por debajo del percentil 3, es decir, que no están entre los estándares de la población general. Sin embargo, hay que fijarse cómo es el pelo, la piel y su desarrollo psicomotor. Además, es importante tener en cuenta si es a causa de un proceso agudo, como una diarrea, o crónico, como una enfermedad metabólica”, comenta la pediatra Olga Lucía Baquero, vicepresidenta de la Sociedad Colombiana de Pediatría y directora científica de Cuídame.

    Según la edad, el niño debe acudir a controles pediátricos periódicamente. Si es menor de un año, se aconseja llevarlo cada mes. Si tiene entre 6 y 12 meses, cada tres meses. Si tiene entre 1 y 2 años, cada seis meses. Después de los 2 años, mínimo una vez al año.

    Juan David Cárdenas

    Redactor ABC del bebé

    Comparte este artículo

    Suscripciones

    ¡Ahorra hasta un

    25%

    por un año!

    alo

    Herramientas

    Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

    Publicidad