Síguenos en:

Columnista invitado / Adiós a las dietas

Columnista invitado / Adiós a las dietas

Por Ernesto Andrade Cirujando plástico 

Columnista invitado / Adiós a las dietas
Por:
20 de Septiembre de 2011
Comparte este artículo

Por Ernesto Andrade

Cirujando plástico 

La nutrición es uno de esos importantes aspectos de la medicina y de la vida común que se pondrá tan de moda en el siglo XXI, que se nos olvidará cómo era vivir sin ello.  Así fue con el aseo dental en el siglo XX. Aunque ya se nos hizo natural, lo cierto es que hace unas décadas las personas se lavaban los dientes de vez en cuando y casi ninguno utilizaba seda dental ni enjuagues, ni blanqueamientos.  Hoy es impensable que esto no suceda.

La nutrición en el siglo XX ha estado en los dos extremos. Una gran escasez que muestra la desnutrición y que, desafortunadamente, continúa en países en desarrollo. Luego, las complicaciones de una sobrenutrición que ha llevado a la obesidad y a las consecuencias que todos conocemos. Educarnos en nutrición es lo que va a hacer desaparecer para siempre esa terrible palabra: dieta. 

Hoy, algunas personas diferencian una proteína de un carbohidrato. Sin embargo, es lejano del ideal.  Debemos saber cuáles son los requerimientos nutricionales de cada persona, sus cambios con la edad, la necesidad de los horarios alimentarios y sus razones, el verdadero valor calórico de las porciones, el contenido de proteínas, grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas de cada alimento que ingerimos. La necesidad de aumentar su consumo, la relación de la descalcificación y la falta de ejercicio, entre otras.

Al comienzo sonará tedioso y largo, pero créanme que no lo es. Es de vital importancia aprenderlo y, como todo lo bueno, compartirlo y qué mejor que con la familia, con la pareja y con los hijos.  Es, además de agradable, más fácil de practicarlo hasta que esa buena costumbre se vuelva nuestro estado natural. Todo está en mantener un buen balance metabólico.

Al principio, fue solo un aporte para los pacientes obesos, luego para aquellos que voluntariamente se desnutrían (problemas de anorexia o bulimia), luego un complemento maravilloso para las cirugías corporales como lipoescultura, abdominoplastia, etc.  Luego encontré que vincular a los esposos a este proyecto permitía que las mujeres incumplieran menos y, la sorpresa, todos empezaron a estar mejor. Esto se fue extendiendo, llegaron pacientes con sus hijos, con sus padres, hasta que comprendimos que esto no es una moda, sino un proceso evolutivo de la sociedad. Alimentarse bien no es un lujo, no es deseo estético, es un buen hábito que dará maravillosos resultados.

Los procesos para una buena nutrición deben ser dirigidos por especialistas, por lo menos mientras se aprende.  Los resultados no se dejan esperar, la ropa y el cuerpo lucen y se siente mejor.  Ahora podríamos utilizar mejor la expresión americana “bodybuilders”, que se tradujo pésimamente como fisicoculturismo.   La traducción literal es ‘constructor de cuerpos’.  Es hora de construir nuestro cuerpo de adentro hacia afuera. Así, poco a poco, iremos manteniendo un equilibrio adecuado, tanto para nosotros como para nuestras familias.

 

ea@ernestoandrade.com

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen

Más sobre

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet