Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Cómo cuidar el cabello del bebé

Cómo cuidar el cabello del bebé
Miércoles, 4 Octubre 2006 - 3:42pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

La piel de los niños en sus primeros meses de vida es delicada y suave. El cuidado apropiado en el pelo es fundamental para determinar la salud y textura del cabello en un futuro. Aprenda cómo hacerlo y convierta este momento en una experiencia agradable para su hijo.

El pelo del bebé

Los especialistas determinan que lo niños desarrollan los folículos del pelo durante el sexto mes dentro del útero. De hecho, muchas mamás pueden apreciar durante la ecografía el crecimiento del cabello de sus hijos.

Al nacer, la cabeza del bebé está cubierta por una especie de pelusa que se va cayendo para ser reemplazada por un pelo definitivo, con mayor textura y más fuerte; por lo tanto, no es necesario cortárselo en los primeros meses.

Pedro Duarte, pediatra infantil, sostiene que “el pelo abundante o escaso es una cuestión que viene grabada genéticamente”, y afirma que “el número de pelos que usted tiene es el número que pelos que siempre va a tener”. Por lo tanto, una medida muy frecuente es afeitar la cabeza del pequeño para que salga más pelo.

Sin embargo, el doctor Duarte añade: “Pueda que le salga más grueso, pero lo puede rapar 40 veces y no le va a salir ni un pelo más”. Muchos expertos en el cuidado capilar, por su parte, afirman que no hay evidencia de que el cabello crezca con mayor volumen, sino que crece más rápido.

Cada bebé es diferente y esa es la razón por la cual unos nacen con mucho pelo, otros con poco y algunos casi calvos. Los niños de pelo oscuro por lo general tienen una cabellera abundante, mientras los rubios tienen menos y más delgado.

Sea cual sea el caso de su hijo, es importante que durante el primer año de vida le mantenga la cabeza limpia para estimular de manera saludable el crecimiento de cabello.

A la hora del baño

Establecer un buen hábito del baño desde temprana edad es clave para que el niño disfrute este momento, en cambio de que llore cada vez que se le mencione el tema. No importa si el bebé tiene poco o mucho pelo, durante el día acumula sudor y se hace necesario establecer un ritmo de higiene que incluye champú suave, especial para bebés, que evite la irritación en los ojos.

Cuando se trata de un recién nacido, expertos del Children’s Hospital, de California, recomiendan utilizar un poquito de champú y frotarlo suave en la cabeza del bebé, luego enjuagarle el cabello bajo el grifo a poca presión y agua tibia, evitando siempre que le caiga en la cara.

En algunos casos, los bebés lloran y protestan a la hora del baño; para distraerlo, háblele, cántele y masajee delicadamente su cabeza para que sienta que lo está consintiendo. Cuando el niño esté más grandecito y continué renuente a la lavada del pelo, convierta el momento en un divertido juego en el que le enseña al niño la textura de la espuma producida por el champú.

La llamada Costra Láctea

El cuero cabelludo de algunos bebés recién nacidos puede presentar una leve descamación, muy parecida a la caspa, debido a la grasa misma de la piel. El termino ‘costra láctea’ no tiene nada que ver con la alimentación del bebé, se le conoce de esta manera porque sólo se presenta en niños lactantes que todavía son influenciados por las hormonas transmitidas de la madre a través de la placenta, aumentando la producción de grasa en la piel de la cabeza.

Es algo normal, pero molesto, y muchas veces puede producir piquiña. Para evitarlo y mantener la piel del bebé bonita en esa área donde se acumula la grasa y el sudor, es aconsejable tener en cuenta los siguientes pasos:

Cepillar suavemente la superficie después del baño, utilizando un cepillo especial para bebé, con cerdas delicadas. Si la costra es muy dura, evite peinar al bebé con la intención de quitársela, puede provocar una irritación. Hacer masajes aplicando aceite de almendras o vaselina durante algunos minutos y limpiar luego con una toalla delicada de algodón. Posteriormente, lavar con cuidado la cabeza del bebé utilizando un champú o jabón especial para él, que no le produzca alergia.

Su primer corte

Encuentre el momento ideal para cortar el pelo del niño; después del baño, por ejemplo, el bebé está más relajado.

Se pueden emparejar algunos mechones que estén largos y el flequillo para que no entre en sus ojos. Si lo prefiere, rápelo totalmente, pero esto no implica que le salga el pelo diferente. Sin embargo, es recomendable hacerlo cuando el niño presenta alguna dermatitis o alergia.

En caso de que haya decidido rapar al pequeño, procure evitarle pérdidas de calor corporal; por lo tanto, cómprele un gorrito que lo proteja del frío.

Para tener en cuenta

A la hora de escoger el champú, debe fijarse en que el producto sea especial para bebés, que no contenga sulfatos para evitar la irritación en los ojos del niño, en caso de que la espuma entre en sus ojos. Si el niño tiene pelo abundante, es recomendable desenredarlo suavemente antes de lavarlo con champú; de esta manera, impedirá que aparezcan los molestos enredos y será más fácil peinarlo luego del baño. Se debe tener especial cuidado con no presionar la fontanela del bebé.

Ana María Gutiérrez de Piñeres Ch.Para ABC del bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad