Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Cómo y para qué sirve la incubadora

Cómo y para qué sirve la incubadora
Jueves, 6 Diciembre 2007 - 8:08pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Su función es proveer calor a los bebés, especialmente a los prematuros o recién nacidos que no pueden mantener una temperatura neutra.

¿Cuál es la temperatura a la que deben estar?

La temperatura neutra está entre 36 y 37 grados centígrados. Cuando está por debajo de 36, los órganos no funcionan bien y hay mayores requerimientos en su metabolismo.

¿Por qué un recién nacido debe ir a la incubadora?

A los bebés prematuros les es muy difícil regular su temperatura; por eso, si se dejan por fuera de la incubadora, se pueden enfriar muy fácilmente.

¿Qué pasa si el bebé se enfría?

Al enfriarse, presentan mayores requerimientos de oxigeno, de glucosa o, lo que es peor, se pueden comprometer sus signos vitales. Si hacen una hipotermia muy severa y su cuerpo llega a menos de 34 grados centígrados, se compromete la vida.

¿Qué pasa si el bebé se calienta mucho?

La incubadora es, dicho de otra forma, la calefacción para el recién nacido. Tiene un termómetro que se adhiere permanentemente a la piel del bebé, llamado servocontrol, y que le informa a la incubadora en qué temperatura está el bebé. Si está por debajo de 36, la incubadora sube su temperatura automáticamente para llevar al bebé hasta los 36 grados; pero, si por alguna razón, el bebé se calienta demasiado y está por encima de 37, la incubadora automáticamente baja la temperatura que está proveyendo.

¿Cuál es la diferencia entre una incubadora cerrada y una abierta?

Las cerradas tienen una cubierta de vidrio que cubre completamente al bebé y no lo expone al aire del ambiente. El calor sale de la parte de abajo, donde está recostado el bebé. Su principal característica es que el bebé no está sometido a las corrientes frías y no va a perder líquidos por evaporación porque está en un medio en el que el aire también está caliente.

Las abiertas, también se denominan de calor radiante porque no hay una pared que recubra al bebé, sino que en la parte de encima, a una distancia razonable, hay una torre que tiene una fuente de calor radiante.

Sin embargo, ambas tienen la misma función y son servocontroladas.

En la sala de recién nacidos hay algunos bebés en incubadoras cerradas y otros en incubadoras abiertas, ¿cómo deciden a cuál debe ir cada bebé?

Los primeros días de vida es preferible la incubadora abierta, en caso de que sea necesario hacerles algún procedimiento. Pasados uno o dos días, se pasar al bebé a una incubadora cerrada.

Los prematuros extremos, que pesan menos de 1500 gramos, se llevan a la incubadora cerrada, preferiblemente la de doble pared, porque ellos se demoran mucho tiempo en regular su temperatura. Así, mantienen el calor más fácilmente y previenen las pérdidas por evaporación. Además, se les puede agregar vapor de agua y humedad, porque los prematuros extremos tienen la piel muy inmadura y a través de ella pueden perder el líquido que hay en la piel, lo cual les genera no solo pérdida de líquidos, sino también de calor.

Con la humidificación, el aire que está dentro de la incubadora hace que disminuya la pérdida de calor por evaporación.

¿Cuánto tiempo debe permanecer un bebé en una incubadora?

El necesario hasta que por sí mismo esté en capacidad de sostener la temperatura entre 36 y 37 grados centígrados; es decir, cuando llega a los 1500 o 1800 gramos. Por esa razón, si un bebé nace de 900 gramos, puede demorarse dos meses para alcanzar los 1500 gramos.

¿Por qué un niño que no es prematuro debe ir a la incubadora?

A los niños grandes se les lleva a la incubadora para observarlos. Si se dejan en una cuna, es necesario cubrirlos para que no les de frío y ahí no se puede observar el patrón respiratorio, cómo está el abdomen o si hay cambios en el estado físico del bebé.

¿Es grave que el bebé deba permanecer un tiempo en la incubadora?

No, no es grave ni constituye una señal de alarma. El hecho de que esté en incubadora, no quiere decir que esté grave, simplemente que necesita ayuda para regular el calor o que se necesita observar.

Las incubadoras más sofisticadas vienen con una pesa electrónica incorporada, para que no haya necesidad de sacar al bebé de la incubadora.

Las incubadoras más modernas pueden ser abiertas o cerradas, pues se puede disponer de la cubierta según la necesidad.

Asesoría: Juan Gabriel Piñeros, pediatra neonatólogo, jefe de la Unidad de recién nacidos de la Fundación Santa Fe.

Melissa Serrato RamírezRedactora ABC del Bebé

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad