Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Conozca los diferentes tipos de termómetros

Conozca los diferentes tipos de termómetros
Jueves, 10 Mayo 2007 - 3:04pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Orales, timpánicos, axilares o rectales, también los hay de mercurio o digitales; la variedad de termómetros es amplia y aunque tienen el mismo objetivo, algunos son más exactos y otros son fáciles de usar.

Hay tres condiciones esenciales para tomar correctamente la temperatura: medirla siempre en el mismo lugar del cuerpo, emplear el mismo termómetro y mantenerlo limpio.

“El termómetro tradicional es el de mercurio, pero se está dejando de usar porque puede ser peligroso. Si se rompe, el niño podría intoxicarse”, afirma la pediatra María Isabel Usher. Con estos termómetros se debe esperar más o menos tres minutos para que alcancen a marcar la temperatura. Son muy económicos.

Los digitales son más seguros, fáciles de manejar y miden rápido la temperatura. Por lo general, suenan o pitan.

Orales

Es conveniente utilizarlos en los niños mayores de 5 años. No son tan exactos, pero sí fáciles de usar. Según Usher, “sirven para dar una idea”.

Para tomar la temperatura correctamente hay que poner el termómetro debajo de la lengua, en la parte de atrás de la boca.

Así mismo, no es adecuado que el niño lo muerda. Debe sostenerlo con los labios.Usualmente se debe esperar tres minutos.

Antes de medir el calor corporal, no es apropiado darle líquidos calientes o fríos al pequeño.

Actualmente existen unos con forma de chupo que no son muy precisos.

Rectales

La temperatura rectal es la más exacta y la recomendada para los niños menores de 4 meses de edad. Sin embargo, también es la más complicada de utilizar. “Es difícil enseñar a la mamá a tomarla y por eso es mejor usar el termómetro en la axila o en la boca”, comenta Usher.

La dificultad radica en que se puede romper fácilmente y si se introduce mucho, hay riesgo de perforar el intestino, aunque algunos señalan hasta dónde se puede usar.

Este termómetro debe mantenerse por un minuto en el recto y solo debe introducirse tres centímetros. Para medir la temperatura, es aconsejable acostar al niño boca abajo.

Timpánicos

Los termómetros de oreja son más difíciles de manejar, pues hay que introducirlos correctamente para tener una medición acertada. Sin embargo, son muy prácticos y miden la temperatura casi instantáneamente. No sirven en los niños menores de 3 meses porque el conducto auditivo es muy pequeño. Pueden ser utilizados a partir de los 6 meses.

Frontales

Se ponen en la frente y captan el calor a través de un sensor infrarrojo que mide el fluido sanguíneo, sin tener contacto con la piel. Son cómodos y fáciles de usar. Incluso, se puede medir la temperatura cuando el niño está durmiendo. En oportunidades, las condiciones ambientales alteran el resultado. Son muy costosos.

Axilares

La temperatura en la axila no revela exactamente el calor corporal; por lo general, uno o dos grados menos.

La forma de tomarla adecuadamente es quitarle la ropa al niño de la cintura para arriba y ponerle el termómetro en la mitad de la axila, que debe estar seca. Luego hay que dejárselo durante tres o cinco minutos.

Tenga presente que la temperatura real de un bebé no se toma cuando está recién bañado, en esos casos hay que esperar unos 20 minutos para saber el calor corporal real. “Muchas veces cuando los niños tienen fiebre, las madres los bañan y al salir de la ducha les miden la temperatura y ven que ha bajado, pero a los 10 minutos que se estabiliza la temperatura de la piel con la del cuerpo vuelve a subir y se preocupan”, explica María Isabel Usher.

Juan David CárdenasRedactor ABC del bebé.

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad