Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Cuando algo no anda bien en el embarazo

Cuando algo no anda bien en el embarazo
Miércoles, 6 Septiembre 2006 - 12:05pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

A veces, la gestación presenta anomalías que conducen a su interrupción espontánea de manera temprana. Un ejemplo es el embarazo molar.

Aunque en la mayoría de casos la gestación sigue su curso sin ninguna alteración, a veces surgen complicaciones que conducen a su interrupción en el primer trimestre. La amenaza de aborto y el aborto espontáneo, el embarazo ectópico y la mola son tipos de anomalías que surgen en la implantación y formación del embrión en las semanas iniciales, afirma el ginecoobstetra Daniel Londoño.

Embarazo ectópico

El óvulo fertilizado, en vez de implantarse dentro del útero, lo hace en otro lugar, en la trompa de Falopio (de 100 embarazos ectópicos, 95 se forman allí). También puede comenzar a crecer en el ovario, en el cuello uterino y, en casos muy raros, en la pelvis o en superficies del abdomen.

Las causas más comunes son problemas inflamatorios o infecciosos que hayan afectado la anatomía pélvica de la mujer o la funcionalidad de sus trompas.

La prueba de embarazo es positiva y hay retraso menstrual; pero, con el paso de los días, la gestante comienza a sangrar y es posible que presente dolor en la parte baja del abdomen.

Los niveles de la hormona de la gestación, la gonadotropina coriónica (HCG), indican embarazo y así se puede saber su configuración. Si el desarrollo de la gestación no corresponde a los hallazgos de la ecografía y aparece anormalidad en la trompa o cerca del ovario, es muy probable que sea ectópico.

Los embarazos que ocurren en la trompa no tienen viabilidad e implican la pérdida de la gestación. Si el embrión sigue creciendo, puede romper la trompa y causar hemorragia interna.

“Si el saco gestacional es muy pequeño, las cifras de HCG no son muy elevadas, la paciente carece de síntomas y no existe sangrado, se le administran medicamentos para detener el embarazo. Cuando está muy avanzado se requiere un manejo quirúrgico”, explica Londoño.

Quien lo tuvo, presenta una probabilidad mayor que otras mujeres de un nuevo embarazo de este tipo. Además, su fertilidad se ve afectada.

Después de dos embarazos ectópicos debe procurar no embarazarse otra vez.

Aborto espontáneoEs la pérdida del embarazo antes de la semana 20 de gestación. Una de las anomalías que puede provocarlo es el desprendimiento del saco gestacional, pues no logra adherirse totalmente a la cavidad uterina. No existe una causa exacta; según Londoño, se postula que una deficiencia nutricional antes del embarazo (aunque no existe evidencia científica), los traumas y las alteraciones de tipo cromosómico podrían influir.

En estos casos, a la gestante se le indica reposo y, según criterio médico, tratamiento farmacológico. Si el desprendimiento es superior al 50 por ciento, la pérdida es inevitable.

Saco anembrionadoEn un pequeño porcentaje, la ecografía muestra que no existe embrión y que el tamaño del saco no corresponde al tiempo de embarazo, ya que para cada edad gestacional (semana de embarazo) hay una medida promedio del mismo.

Quienes desarrollan este problema, presentan retraso menstrual, prueba de embarazo positiva y síntomas característicos de este estado. Es posible que haya existido embrión en una edad muy temprana y que se hubiera perdido.

La presencia de un saco vacío parece ser consecuencia de una anomalía en la formación genética o cromosómica del embrión.

Cuando la gestación no ha progresado mucho, conviene esperar a que la mujer lo expulse de forma espontánea. En un embarazo avanzado, se interviene con medicamentos.

Amenaza de abortoEntre un cinco y diez por ciento de las gestantes, dependiendo de su edad y sus antecedentes médicos, presenta esta condición. El síntoma más común es el sangrado vaginal, que puede ir o no acompañado de cólico abdominal.

“Una mujer embarazada nunca debe sangrar y cuando lo hace, se interpreta como amenaza de aborto” explica el ginecoobstetra Daniel Londoño.

La amenaza de aborto requiere, entre otros exámenes, una revisión ecográfica para saber cómo se configura el embarazo, dónde se localiza, si existe o no embrión, si este presenta actividad cardiaca y cuál es la causa del sangrado.

Dos de cada diez terminan en aborto y, según el ginecoobstetra Wilmar García, un alto porcentaje se debe a la genética.

La mola, otra anomalía durante la gestaciónEl embarazo molar consiste en una formación de tejido tumoral en la placenta - se convierte en una masa de quistes- en la que el embrión no se forma o se desarrolla de manera anómala.

Puede ser completo o parcial. En el primero, no hay embrión ni tejido placentario, mientras que en el segundo, es posible que exista una placenta normal y un embrión anormal que se empieza a desarrollar. El embarazo debe interrumpirse, basado en criterios médicos.

Las características clínicas son: síntomas del embarazo mucho más acentuados, sangrado vaginal y placenta que produce cantidades elevadas de hormona gonadotropina coriónica. La ecografía, además, muestra una placenta con vesículas que se asemejan a un racimo de uvas.Una forma maligna de la mola se denomina coriocarcinoma, que de no detectarse a tiempo puede hacer metástasis.

Dentro de las causas del embarazo molar se encuentra una anomalía cromosómica del óvulo fecundado.

Una mujer que desarrolla mola debe procurar no quedar nuevamente embarazada en el siguiente año, para evitar un riesgo mayor.

Andrea LinaresRedactora ABC del bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Tool Emergency Card description
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad