Síguenos en:

Dulces, un alimento ocasional en la dieta infantil

Dulces, un alimento ocasional en la dieta infantil

El consumo excesivo de este puede generar inapetencia, caries dentaria y hasta malnutrición. Consejos para controlar en sus hijos la ingesta de estos aliment

Dulces, un alimento ocasional en la dieta infantil
Por:
09 de Agosto de 2011
Comparte este artículo

El consumo excesivo de este puede generar inapetencia, caries dentaria y hasta malnutrición. Consejos para controlar en sus hijos la ingesta de estos alimentos.

En la infancia es común que los dulces sean uno de los principales atractivos en las rutinas de alimentación, pues los niños nacen con una predisposición genética para desarrollar preferencia por lo salado y lo dulce, y rechazan lo amargo y lo ácido. Pero, ¿qué tan necesarios son? ¿Tienen algún aporte para el organismo? ¿Cuál es el límite de su consumo?

Las fuentes más simples de dulces son azúcar, miel, panela y fructosa que, a su vez, se adicionan a bebidas, preparaciones, postres, etc.

Según la nutricionista Silvana Dadán, magíster en nutrición clínica y profesora asistente de posgrados de pediatría y gastroenterología pediátrica de la Universidad El Bosque, “es importante tener claro que estos ingredientes, base de las golosinas, aportan simplemente energía y calorías, con base en los carbohidratos, sin aportar proteínas, vitaminas ni minerales. Es decir, tienen muy bajo valor nutricional”.

Los dulces aportan cuatro calorías por gramo y le dan energía al organismo; si se ingieren en exceso producen sobrepeso, explica el pediatra Gonzalo Franco, docente y jefe de pediatría de la Clínica Corpas, y miembro y asesor científico de la Fundación Thao, programa de prevención de la obesidad infantil.

 

En la infanciaEl pediatra señala que los dulces solo deben aportar el 50 por ciento de las calorías. Deben ser un alimento ocasional y no constituir el eje de la alimentación del pequeño.

Para la doctora Dadán, coordinadora del departamento de nutrición Clínica de Gastronutriped, son un complemento que puede colaborar, en pequeña medida, con la cobertura total de los requerimientos o las necesidades energéticas del niño.

“Las necesidades calóricas pueden cubrirse con cereales, leguminosas, tubérculos (papas, yuca, plátanos), frutas y vegetales que, además de tener carbohidratos (azúcares), son fuente de vitaminas y minerales”, añade.

 

Efectos nocivosEl consumo diario de golosinas desplaza a los alimentos de mayor valor nutricional y genera deficiencias a causa de un exceso calórico. Asimismo, afirma la doctora, “puede generar estados de hipereuforia e hiperactividad, seguidos de depresión, tristeza e incluso agresividad. Además, aumento del tejido adiposo corporal y malnutrición”.

La ingesta en importantes cantidades también puede asociarse con la aparición de caries dentaria. Gonzalo Franco dice que, por acción de las bacterias que hay en la boca, el azúcar se convierte en un ácido que daña el esmalte dental.

Finalmente, si no hay control a la hora de comer dulces, el niño puede presentar dolor abdominal, inapetencia, diarrea, síndromes de malabsorción (trastornos en la absorción y disponibilidad de nutrientes necesarios para el organismo), especialmente cuando la ingesta es abundante, repetida y cotidiana o viceversa.

 

Control temprano                                  El pediatra Gonzalo Franco y la nutricionista Silvana Dadán aconsejan:• Es fundamental instaurar hábitos saludables hacia los 6 meses de edad, momento en que se introducen alimentos diferentes a la leche materna en la dieta del niño. • Después de esta edad, ofrecer  varios alimentos de sabor menos intenso para que, después, el niño no tenga preferencia por lo dulce. • Los niños que aprenden a comer sano y saludable a temprana edad continúan con este patrón en su juventud y adultez. • Los dulces no deben brindarse como premio de forma permanente. Es mejor ofrecerles los derivados de la leche, que también son atractivos para los pequeños.•  No se debe adicionar azúcar a los alimentos durante los tres primeros años de vida. • Evitar el exceso de calorías originado en el azúcar de los dulces, gaseosas y jugos.

 

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen

Más sobre

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet