Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Durante el juego, padres e hijos aprenden a conocerse mejor y fortalecen su relación afectiva

Durante el juego, padres e hijos aprenden a conocerse mejor y fortalecen su relación afectiva
Viernes, 29 Mayo 2009 - 9:15am
0

Comentarios

Comparte este artículo

Este mes, dedicado a los niños, es una oportunidad para recordarles a los padres que el juego es un derecho fundamental de la infancia, pues contribuye al desarrollo integral de los pequeños.

 

Precisamente, durante todo abril, habrá en diferentes partes del país caravanas de la alegría, carpas con juegos, comparsas, carreras de observación, relatos de cuentos, armado de torres y de rompecabezas, golosas, saltos de lazo, obras de teatro, conciertos, talleres de pintura, jornadas de vacunación y actos deportivos para que los padres compartan con sus hijos diferentes actividades lúdicas.Estas iniciativas forman parte de la campaña “Es hora de jugar, todos lo podemos hacer”, de la Corporación Día de la Niñez. El 25 de abril será el día central de la celebración.

Jugar es la mejor forma de enseñar, estimular y hacer felices a los niños. Además, mejora la convivencia y cada juego, por más sencillo que sea, siempre tiene un valor afectivo para el menor.

“Cuando los padres juegan con sus hijos mejoran su relación; el adulto se convierte en otro jugador y, al igual que el niño, imagina, inventa y representa personajes, plan que resulta muy divertido”, afirma Laudys Pernett, coordinadora nacional de ludotecas de la Corporación Día de la Niñez.

A través del juego los niños expresan sentimientos y pensamientos. Un padre aprende a conocer mejor a su pequeño y fortalece el vínculo afectivo cuando interactúa con él en una actividad lúdica; si lo observa mientras juega, puede saber qué piensa, qué imagina y cuáles son sus habilidades motrices, incluso, cómo está su salud mental. El juego entre padres e hijos favorece el desempeño social y desarrollo sensorial, motor y cognitivo de los pequeños.

Además, es una experiencia creativa que le permite a un infante interpretar y transformar su realidad. Cuando juega, un pequeño explora su entorno, socializa, compite, inventa, decide, encuentra soluciones y aprende a esperar turnos. De igual forma, asimila el concepto de ganar y perder.

 

¿Cómo jugar en casa?El hogar es un escenario muy útil para ‘dejar volar’ la imaginación y con elementos caseros se pueden lograr juegos simples. Cada espacio de la casa se convierte en un lugar mágico. La idea es entrar al mundo del niño, saber qué le interesa y ayudarle a ejercer su libertad y creatividad. Es clave que el espacio escogido no revista peligro para el infante. Los juegos dependen de la edad del niño y de sus gustos. Estas son algunas actividades para hacer en familia:

 

0-2 añosLos  bebés interactúan con el mundo a través de los sentidos (mira, tocan, chupan, exploran). Se les puede hacer masajes, jugar en la tina y cantarles. En este etapa cobran importancia los juegos donde descubran objetos (por ejemplo, esconder una pelota o un muñeco debajo de un cojín o un pedazo de papel), experimenten con texturas, sombras y tengan contacto físico con papá y mamá. Hay que permitirles explorar con los alimentos y contarles historias acerca del ritual de darles de comer. Otras actividades: leerles cuentos, representar e imitar animales y jugarles con una pelota suave. Los títeres son un recurso útil para divertirlos y enseñarles cosas.

 

2-3 añosReconocen los objetos cotidianos, les gusta traer cosas que les piden, relacionan eventos e imitan sonidos. La música es un buen aliado en el juego. Los padres pueden elaborar sus propios instrumentos musicales y entonar canciones de cuna y rondas infantiles mientras hacen gestos y representaciones. Hay que conectar los relatos musicales con lo que pasa en la vida diaria. Los dibujos y los juegos de imitación son muy divertidos. También lo es armar un túnel con las sillas del comedor y mandarle al niño la pelota por debajo o por encima de ‘este puente’.

 

3-4 añosSaltar sobre una cuerda quieta en el piso, jugar a conversar con muñecos grandes y títeres, armar cubos, apilar diversos objetos, colorear con crayones y animar la lectura de cuentos son algunas alternativas de juego. Igualmente, los bloques y los rompecabezas.No pueden faltar los juegos de roles: inventarse una historia a partir de personajes fantásticos o reales. Vale la pena buscar en el baúl de los recuerdos para ‘echar mano’ de toda clase de objetos y disfrazar a los niños.Más ideas: un juego cooperativo que involucre, por ejemplo, armar entre padres e hijos un castillo o pintar una obra de arte en un pliego de cartulina sobre la pared.Saltar lazo, jugar golosa, lanzar trompo, yo – yo y canicas rescata los juegos tradicionales. La 'lleva' y las escondidas también son una alternativa. El lazo es básico en cualquier casa. Con él se puede jugar a los rescatistas,  trabajando ambos lados del cuerpo: se amarra un extremo a un objeto que lo sostenga y del otro, papá e hijo se sostienen y compiten para saber quién llega primero.

 

4-5 añosFichas para construir cosas; dramatizaciones, pintura. Los dibujos y las historias fantásticas son ideales.

 

5-6 añosArmar rompecabezas de piezas grandes de cartón, jugar lotería y dominó, hacer rondas con movimientos y elaborar pequeñas pistas de obstáculos (con ula-ula, pasar por aros o debajo de un lazo, correr, etc.). Manipular arcilla y plastilina es otra buena idea que, además, desarrolla la creatividad y mejora la motricidad fina del niño.

 

7-12 añosSe debe propiciar el juego libre en donde el niño pueda armar, cortar e imaginar finales de cuentos e historias. Los juegos de roles cobran de nuevo importancia, pues les permiten a los pequeños comprender que niños y niñas interactúan ‘de igual a igual’ en un espacio como la casa.

 

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad