Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

El margen de exactitud de la ecografía es de un 75 por ciento

El margen de exactitud de la ecografía es de un 75 por ciento
Martes, 22 Abril 2008 - 3:03pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

La exactitud del diagnóstico depende de quién lo realice y de la etapa gestacional. Lo más importante para evitar errores está en que sea practicada por expertos en medicina materno fetal, y que los equipos sean especiales para diagnóstico prenatal.

Seis días antes del parto, el ginecólogo le ordenó a Johanna una ecografía de detalle para medir la cantidad de líquido amniótico, pues ella acudió a consulta por un leve goteo que se debía a incontinencia urinaria, y no amenazaba la vida del niño.

Sin embargo, el diagnóstico del radiólogo mostró que el bebé de Johanna, que cruzaba por la semana 39 de gestación, venía con problemas que hasta ese momento no se habían revelado en ecografías anteriores: “es extraño, su bebé no tiene cavidad gástrica”.

Minutos más tarde, la doctora entregó el reporte del examen por escrito. Según este, el bebé tenía gastrosquisis (órganos por fuera del abdomen), paladar ojival y labio leporino.

“Yo no sabía qué hacer. Me limitaba a llorar. Mi esposo, aunque deprimido y preocupado, me dio fortaleza. Prometimos que a pesar de los defectos del bebé, lo sacaríamos adelante. Como el embarazo ya estaba en la cima, solo nos restaba esperar a que naciera para que los médicos nos indicaran el tratamiento”, cuenta Johanna.

No obstante, ella y Arturo, su esposo, no se dieron por vencidos. Unas horas más tarde solicitaron un segundo concepto. Los radiólogos de la clínica a la que acudió Johanna realizaron un consejo y repitieron el examen.

“Me mostraron el abdomen del bebé y los labios. Mi hijo estaba completamente normal, no tenía ningún defecto. Yo buscaba respuestas ante la equivocación, pero los médicos solo se miraban y no se refirieron al tema. Aunque solo pasaron cuatro horas entre el primer diagnóstico errado y el definitivo, fueron las más largas y angustiantes de toda mi vida”, agrega la madre.

Hoy, el pequeño Carlos Arturo está a punto de cumplir dos años, completamente sano. Su boca y cavidad gástrica están perfectas. Pero Johanna y Arturo siguen sin entender por qué la ecografía mostró anomalías que no existían.

Y es que los desfases en la edad gestacional, las enfermedades congénitas que en realidad no presenta el feto y problemas genéticos no detectados son los errores más frecuentes de las ecografías.

“Su porcentaje de diagnóstico es del 75 por ciento en manos expertas; por eso, hay nuevos métodos de diagnóstico genético que permiten más exactitud”, explica Marco Duque Giraldo, director de la Unidad de medicina materno fetal de la Clínica de la Mujer.

Del mismo modo, al ser un examen en que el feto no es observado directamente, da lugar a fallas. “Su margen de error también depende de quién la realiza, con qué instrumentos cuenta y el tipo de malformación que presente el bebé, pues algunas son más fáciles de detectar que otras”, agrega el ginecoobstetra Pablo Victoria.“Un equipo, como mínimo, permite que una persona del común reconozca fácilmente las partes fetales como las manos, el corazón, las piernas y la cabeza. También, que escuche los latidos cardíacos del bebé”, añade el especialista.

Defectos imperceptibles“Si el bebé –de acuerdo con Victoria– no tiene una manifestación física de su enfermedad, esta puede no ser detectada. Luego para encontrar alteraciones cromosómicas hay que someter a la madre y al feto a una medición de tamizaje, entre las semanas 11 y 14 de gestación”.

“La de tamizaje genético es una ecografía que se hace por vía endovaginal y permite medir la nuca del bebé o evaluar el hueso nasal; si la nuca se ve gruesa y el hueso alterado, es sospecha de la presencia del defecto congénito”, agrega Mauricio Carrillo, ginecólogo de la Universidad del Bosque.

 

Tenga en cuentaLa etapa del embarazo en que se practica la ecografía influye en su exactitud o inexactitud.

“Si la mujer sobrepasa los 6 meses de embarazo y se practica una ecografía, esta manejará un margen de error de dos semanas en cuanto a la edad gestacional”, explica el ginecólogo Mauricio Carrillo.

Antes de los tres meses es impreciso diagnosticar una malformación congénita, pues algunas imágenes podrían parecerse a ciertos defectos, pero cuando el niño nace, está sano.

“La ecografía no da un diagnóstico completo en pacientes en las que se sospecha una alteración cromosómica; deben realizarse pruebas invasivas como biopsia de vellosidades y amniocentesis, que dan información de la composición cromosómica del niño”, anota el ginecoobstetra Pablo Victoria.

 

Por Pilar Bolívar Carreño

Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Tool Emergency Card description
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad