Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

El vómito, síntoma de cuidado

El vómito, síntoma de cuidado
Lunes, 5 Febrero 2007 - 6:34pm
1

Comentario

Comparte este artículo

El vómito siempre indica una enfermedad grave o pasajera que debe ser tratada por un médico. La inadecuada alimentación promueve su desarrollo. Sin embargo, existen otras causas mucho más delicadas.

El primer juicio que los padres hacen cuando sus hijos vomitan es: “algo le cayó mal”. Ellos se refieren a que el organismo se deshizo de un alimento que pudo serle nocivo y, como mecanismo de defensa, utilizó el vómito.

Esa manifestación aguda y pasajera es un signo clínico que indica el comienzo de un cuadro generalmente infeccioso, viral o bacteriano. Sin embargo, cuando se vuelve frecuente, se prolonga por más de tres días y se acompaña de inapetencia, diarrea, pérdida de peso y dolor de cabeza, se debe recurrir de inmediato al médico, porque estos síntomas están reflejando una patología grave.

Cuándo el vómito no es producido por intoxicación, las causas son mucho más delicadas y pueden ir desde una infección del sistema nervioso central hasta malformaciones anatómicas del tubo digestivo, las cuales siempre requieren una intervención urgente.

Fernando Sarmiento, gastroenterólogo pediatra y profesor de la Universidad Nacional, dice que su reconocimiento es sencillo y la observación de los signos y de los síntomas son la guía para identificarlo en casa.

“Tiene una fase inicial o de aviso denominada prodrómica, y que presenta síntomas como sudoración, aumento de la frecuencia del corazón, palidez y mareo. Luego, sigue una fase de arcadas o movimientos violentos del estómago y, la tercera, que es la expulsión forzada del contenido gástrico con el cierre previo, brusco y súbito de la glotis (entrada a la vía respiratoria), que causa un corte momentáneo de la respiración. En todos los casos, el niño queda incómodo, intranquilo y puede desencadenar llanto”, explica.

Una gran diferencia

Fernando Sarmiento afirma que de manera equivocada las personas confunden el vómito con la regurgitación, considerado este el signo del reflujo gastroesofágico.

“El vómito indica una enfermedad y el reflujo es un estado fisiológico transitorio de los lactantes menores de 18 meses, que se manifiesta con el paso involuntario del contenido del estómago hacia el esófago, y que no es forzado ni presenta otros síntomas. Se produce porque el lactante no tiene madurez anatómica, ni muscular, ni neuroendocrina, lo que facilita el paso frecuente del contenido gástrico al esófago.

Sarmiento explica que las regurgitaciones fisiológicas se estimulan con: ropa muy ajustada, cuando la mamá le da de comer un volumen superior a su capacidad gástrica o cuando la posición en la que come el bebé no es la más adecuada.

La regurgitación es muy fácil de detectar: el niño elimina las cuajaditas, la cual no tienen ningún cambio de coloración. Además, el pequeño queda tranquilo y su ánimo no decae, tanto que sigue comiendo y riendo. En cualquiera de los casos, usted debe recurrir de inmediato a un especialista.

Si está lactando

Tenga en cuenta el tiempo que lo amamanta para que no le ocasione regurgitación y no sobrepase la capacidad del estómago. Hay que dejarlo entre cinco y 10 minutos si la leche es abundante. Aprenda a controlar los horarios y las cantidades. No alimente a su hijo antes de las 2 horas y media. Es fácil hacerlo.

Alimentación durante el vómito

Cuando el niño lo presenta, se debe suspender la alimentación durante seis horas. En este tiempo se debe suministrar dos onzas de suero oral de hidratación cada 20 minutos. Se deben suprimir los alimentos que irritan, es decir: las grasas, los condimentos y los alimentos ácidos como la patilla, el melón, la cebolla, el pepino cohombro, la lechuga, el brócoli, la coliflor y el pimentón.

La nutricionista Claudia Angarita recomienda el siguiente menú para el niño que está en recuperación del vómito:

Desayuno: una fruta o una compota. Un pocillo de leche baja en grasa o una colada de avena. Una galleta de soda o una arepa sin mantequilla ni queso. Almuerzo: carne, pollo o ternera asada. Arroz. Papa al vapor, plátano cocinado o puré de papa. Las verduras deben darse en compota o cocinadas. La cena puede ser igual. Onces: lo más recomendable es el líquido como los jugos naturales o la avena.

Para prevenirlo

Se debe realizar un lavado de manos estricto, disponer siempre de agua hervida y manipular los alimentos de los niños, para evitar la contaminación con agentes infecciosos, los cuales son la causa más frecuente de vómito en los casos agudos.

Sarmiento enfatiza en que el vómito siempre esconde la enfermedad que está de base. “Si la madre encuentra que su bebé (así sea una vez) hace esfuerzo para vomitar, queda llorando, irritable y pálido, debe llevarlo al médico de inmediato, porque puede ser el comienzo de una enfermedad tormentosa”.

Como medida provisional y transitoria mientras llega donde el médico, ofrézcale al pequeño suero de rehidratación oral en dosis fraccionadas y pequeñas. Nunca lo automedique.

Es necesario mantener la hidratación y suspender temporalmente la alimentación hasta que el especialista le indique cuál es la dieta ideal para la recuperación del menor.

Por Mónica ToroRedactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

Comentarios (1)

1
Brenda and niki
Hace 1 año
Buenas soy nueva en este espacio. Bueno tengo mi bebe de 20 meses actualmnte, sufre de vomitos frecuentes, desde los 11 meses se han hecho tratamientos y nada funciona, me recomendaron la endoscopia pero me da mucho miedo. D tanto vomito a perdido peso actualmnt pesa 10.1kilos muy poco. Nose q hacer pues hay dias come bien y no vomita y dias q vomita aunq el no baja su apetito. Alguien q le pase lo mismo porfavor.

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad