Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Embarazada pero sin barriga

Embarazada pero sin barriga
Viernes, 3 Agosto 2007 - 12:40pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Algunas gestantes ocultan durante varios meses el vientre. Aunque no es usual, se presenta frecuentemente en adolescentes.

Parecen mentira, pero sí son reales las historias de la prima, la amiga o la conocida que al sexto mes de gestación, como por arte de magia, se le nota la barriga. La razón, para nada paranormal, es fisiológica. “El tamaño depende de la contextura física y de la edad gestacional del embarazo, la actividad del líquido amniótico y del tamaño del bebe”, según Sandra Zorro, jefe de servicio y apoyo terapéutico de la Clínica Reina Sofía.

Uno de los casos es el de Catalina Pinilla, una adolescente que a sus 17 años quedó embarazada, y según sus cuentas, durante cinco meses ocultó su estado. Nadie sospechaba en su hogar, hasta que su mamá la vio bañándose y se hizo pública la noticia. Al comienzo hubo un poco de rechazo, pero ahora Natalia, la hija de Catalina, es la consentida de la casa.

Hay dos motivos por los que el vientre no es notorio en los primeros meses de gestación. El primero tiene que ver con las características físicas naturales de la mujer y el segundo es porque la futura madre decide ocultar su embarazo usando elementos como fajas y camisas grandes. Este último “no es adecuado porque restringe la posibilidad de crecimiento del bebé, y sicológicamente se genera un rechazo al embarazo”, explica el ginocoobstetra Andrés Daste. Hay mujeres cuya morfología permite que su abdomen no revele su estado de gestación, sin que represente ningún riesgo para el bebé. “Son organismos con tendencia a la obesidad o jóvenes. Hasta el sexto mes de gestación no se ve el vientre de embarazada, pero en los meses posteriores el volumen del abdomen se hace evidente”, asegura Juan Carlos Mendoza, ginecoobstetra especialista en fertilidad.

El médico explica que durante los primeros tres meses de embarazo, el útero permanece en la pelvis y eso hace que esté en una posición en la que difícilmente se nota o se siente. Entre el cuarto y el quinto mes el feto está a la altura del ombligo y da la apariencia de gordura. Pero del sexto al octavo crece más el útero y se abomba, porque las paredes del abdomen se relajan y los ligamentos que sostienen el útero también.

Cuando se oculta

Sin embargo, los problemas en la mayoría de los casos se presentan cuando la mujer se faja, sobre todo pasando los 5 meses de gestación, porque hay más riesgo de ruptura uterina. El ginecoobstetra Mendoza explica que “el feto está protegido por líquido y aunque el útero se distiende de 8 a 46 centímetros de volumen, la presión no es lo que le hace más daño al feto: lo que puede ocurrir es que haya desprendimientos placentarios y que se rompan las membranas antes de tiempo”.

Muchas personas creen erróneamente que ocultar el embarazo genera malformaciones en el bebé; si se presenta esta condición es por razones genéticas. “El rechazo se asocia más bien a que la materna no se alimenta como debe y hay problemas de crecimiento en útero, que no se pueden detectar porque la mamá no va a controles prenatales, así que es difícil diagnosticar tempranamente malformaciones”, comenta el ginecoobstetra Daste.

Y el vínculo…

El estado sicológico y emocional de la relación madre e hijo resulta ser el más afectado. Cuando se oculta el embarazo hay una negación de lo que está aconteciendo ya sea por razones familiares, sociales o de pareja. La mayoría de los casos en los que es ocultado el vientre se trata de madres adolescentes que no planearon la responsabilidad de un hijo.

Se han hecho varios estudios sobre la creación del vínculo temprano y se han visto reacciones sensoriales del feto frente a su mamá desde la semana 24 de gestación. Casi nunca hay rechazo, porque se genera un sentimiento materno. “Lo que ocurre es que la mamá está frente a un choque emocional que le ha generado estrés, temor y depresión, por el cambio de rol como mujer, en su físico y los temores de la responsabilidad que representa la maternidad”, aclara la jefe de servicio y apoyo terapéutico de la Clínica Reina Sofía. La razón por la que ellas no quieren dar a conocer su embarazo es porque no saben cómo afrontar la situación, tienen un choque emocional y una negación por el miedo que les produce afrontar su estado. La especialista Zorro dice que de acuerdo con su experiencia, “lo que la madre le transmite al niño no es un sentimiento de felicidad o tristeza. Lo que impacta es la manera como se desarrolla el vínculo con el pequeño, porque si la madre está deprimida la relación se irá deteriorando”.

Las dificultades

El no asistir a controles prenatales pone en riesgo la vida del bebé. “Muchas enfermedades como las infecciones urinarias que no tienen síntomas, la diabetes gestacional o hipertensión, se detectan en edades tempranas del embarazo”, afirma el ginecoobstetra Juan Carlos Mendoza. El consumo de sustancias sicoactivas, cigarrillo y alcohol afecta el embarazo. Es ideal para el bebé tener un ambiente menos tóxico y con una mejor calidad nutricional, porque la madre puede desarrollar menos preeclamsia, tiene menos probabilidades de parto prematuro o amenaza de aborto. El estrés materno, que genera la no aceptación del bebé, es la primera causa de amenaza de aborto y partos antes de tiempo. En las adolescentes los sistemas no están maduros, aunque desde que empieza la función ovárica y hay menstruación se estén preparando para la gestación. “Su pelvis no está condicionada todavía, así que hay probabilidad de cesárea temprana. En los peores casos puede morir”, asegura Juan Carlos Mendoza.

El caso contrario

Existe un síndrome en mujeres con demasiado deseo de ser madres, en el cual presentan los signos y síntomas del embarazo: no tienen menstruación, les dan náuseas o se les abulta el abdomen, pero los exámenes demuestran lo contrario. Requiere tratamiento sicológico.

Por Margarita Barrero F.Redactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

Herramientas

Tool Emergency Card description
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad