Alcohol en el embarazo perjudica coeficiente intelectual del niño

Según estudio inglés, el efecto se da, incluso, por un consumo moderado.

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
noviembre 15 de 2012 , 02:24 p.m.

Después de estudiar el coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) de más de 4.000 niños y niñas y relacionarlo con el consumo de alcohol de sus madres, investigadores de las universidades de Oxford y Bristol, en Reino Unido, concluyeron que el consumo incluso moderado, es decir, de seis unidades de alcohol a la semana durante el embarazo afecta el IQ bebé.

A pesar de que los efectos en el coeficiente intelectual del niño son leves, los expertos que participaron en este estudio recomiendan evitar el alcohol durante el período de gestación.

La investigación utilizó una nueva técnica de análisis enfocada en las variantes genéticas que se modifican por el consumo de alcohol. Debido a que las variaciones genéticas individuales que la gente tiene en su ADN no están conectadas a factores de estilo de vida y sociales, este tipo de estudio evita las posibles alteraciones de los resultados, dicen los investigadores.

Según la publicación de BBC mundo, se hizo un control de manera que las madres anotaran su consumo de alcohol en las distintas etapas del embarazo. Se determinó que cuatro variaciones genéticas de los genes que metabolizan el alcohol de los niños y sus madres se relacionaron con un menor coeficiente intelectual a la edad de ocho años. En promedio, el IQ del niño se redujo en casi dos puntos a cuenta de esta modificación genética.

Dicho efecto solo se observó en los hijos de las mujeres que se tomaron entre una y seis bebidas alcohólicas por semana durante el embarazo, (una bebida o una copa se estableció como una unidad de alcohol) pero no pasó lo mismo entre las mujeres que se abstuvieron en gestación.

De acuerdo con los investigadores, el estudio sugiere que la exposición al alcohol en el útero fue la causante de las diferencias en el coeficiente intelectual del niño.

Esta investigación va en contra de otras como la publicada en Journal of Epidemiology and Community Health, en octubre de 2010, que decía que el consumo de una o dos unidades de alcohol a la semana (dos copas pequeñas de vino) no aumentaba el riesgo de problemas de desarrollo en el feto.

Ron Gray, de la Universidad de Oxford, aseguró que lo mejor es no arriesgarse, porque así sean pequeñas diferencias no dejan de ser considerables, pues se ha demostrado que los bajos niveles de coeficiente intelectual están asociados con estar socialmente desfavorecido, tener mala salud e incluso morir joven.

“Corresponde a cada mujer decidir si desea o no beber durante el embarazo; solo queremos aportar las pruebas. Pero yo recomendaría evitar el alcohol. ¿Para qué correr el riesgo?”; dijo Gray.

No obstante, Clare Tower, consultora en obstetricia y medicina materno-fetal en el Hospital de Santa María, Manchester, pidió a las mujeres que han bebido algunas veces durante el embarazo no alarmarse, pero en adelante sí tener en cuenta le recomendación.

“Nuestra recomendación es que la medida más segura es la abstinencia durante el embarazo. El hallazgo de este estudio puede corroborar que éste es sin duda el mejor consejo”, añadió.

*Con información de BBC Mundo