Cómo controlar el sangrado después del parto

Consejos de los expertos para el cuidado de la mujer en la dieta.

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
febrero 03 de 2012 , 04:35 p.m.

Loquios es el nombre que se le da al sangrado después de que la mujer da a luz, sin importar el tipo de parto que haya experimentado. La ginecoobstetra Ivonne Díaz Yamal asegura que durante los primeros días es de color vino y con el tiempo cambia a un tono marrón o amarillento. “No es el sangrado normal de una menstruación”, explica Édgar Acuña, jefe del área de ginecoobstetricia del Hospital San José.


Algunas pueden presentarlo durante una semana, mientras en otras podría llegar a cuatro o seis semanas. Díaz Yamal explica que, en promedio, puede permanecer 45 días y su desaparición significa el fin de la etapa posparto. “Puede ser intermitente; por ejemplo, desaparecer por cuatro o cinco días. A veces las mamás se asustan y llaman a su médico y es  normal”, explica Acuña.


También aparecen los entuertos o contracciones uterinas que se dan cuando la mamá está lactando, pues la succión del bebé libera oxitocina, hormona esencial para la producción de leche, que permite al útero recuperar su tamaño normal. “A las dos semanas del parto, el útero se encuentra dentro de la pelvis como antes del embarazo”, aclara el especialista.


Es necesario que la mujer mantenga una adecuada limpieza para disminuir las posibilidades de infecciones. Los expertos coinciden en aconsejar el baño diario con abundante agua y jabón. “Es probable que necesite un baño en la noche si el sangrado es abundante”, recomienda la ginecoobstetra Ivonne Díaz. “Nada de duchas vaginales y se deben cambiar las toallas con frecuencia”, añade.


Pueden ser susceptibles a infecciones las mujeres que las presentaron durante el embarazo, si hubo ruptura prematura de membranas o
contaminación fecal durante el parto. En este caso, las mujeres deben estar atentas a signos de alarma como fiebre, malestar general y flujo con olor fétido.

Hielo y antisépticos
Para aliviar el dolor, los ginecoobstetras recomiendan aplicar hielo sobre la herida de la episiotomía o de la cesárea, hacerse baños con soluciones antisépticas y tomar analgésicos formulados por el médico.  Si sentarse es incómodo, será ideal usar un flotador. A la semana, la mamá verá disminuido el dolor y la molestia, especialmente si el parto fue natural.