¿Preparada para el día del parto? Te decimos cómo

El día en el que nacerá tu hijo no será fácil, pero sí inolvidable. Sigue estos consejos y todo saldrá perfecto.

¿Preparada para el día del parto? Te decimos cómo
Foto:

 -

Por: María Del Mar Quintana Cataño
agosto 18 de 2016 , 05:10 p.m.

“La llegada de un hijo supone un cambio sustancial en la vida de la mujer y de su pareja. Por tanto, es muy importante prepararse para ese cambio tanto físico como psicológico, pues esto contribuirá a facilitar el parto y a vivir el embarazo y la maternidad plenamente”, afirma Jaime Andrés Olivos, ginecólogo y obstetra.

Para el médico, estar informada, de la mano de una adecuada instrucción y preparación, disminuye los temores al momento del parto, ya que el miedo ante algo desconocido se reduce cuando se sabe qué es lo que va a ocurrir y sus causas.

Mientras tanto, Ricardo Alessandro Cuccaro Angarita, también médico ginecobstetra, afirma que “es muy importante que la paciente entre tranquila a su alumbramiento y ponga en práctica todo lo aprendido en los cursos psicoprofilácticos en cuanto a respiración y pujo, pues de esto dependerá en gran medida el éxito del nacimiento del bebé”.

Sigue estos consejos: Mamás preparadas para enfrentar el parto

“Por otra parte, esa misma ansiedad resulta positiva en el momento del parto, ya que el ligero aumento de adrenalina contribuirá a la dilatación del cuello uterino y facilitará el nacimiento. Solo en casos extremos en los que la situación estresante es potente y mantenida la reacción, puede repercutir negativamente en el equilibrio fetal”, añade Olivos.

Ambos expertos hablaron con ABC del Bebé y te ilustran sobre todo lo que debes saber para que ese día sea el más feliz e inolvidable de tu vida.

Los papeles

Carga contigo todo lo que tiene que ver con tu control prenatal y los exámenes previos del último mes. Tus exámenes del embarazo como ecografías, carné de vacunación y valoraciones médicas de nutrición, anestesia, y curso psicoprofiláctico. Todos los papeles deben estar organizados en una carpeta de control, lo que agilizará tu atención e ingreso, disminuyendo costos, complicaciones y repeticiones.

El lugar del parto

Igualmente, es importante conocer el sitio donde va a ser tu parto, la ruta de acceso y el entorno del mismo, para que a la llegada sepas ingresar por la entrada correcta y recibas atención a tiempo. También debes conocer tus deberes y derechos como paciente y tener a mano las autorizaciones del parto para facilitar los trámites.

La anestesia

En la cita previa con el anestesiólogo, él te dará información importante sobre el manejo del dolor y las posibilidades que se disponen para el control del mismo, si es parto vaginal o cesárea. Existen varias herramientas para el control del dolor, ya sean intravenosas, anestésicas locales o un poco más invasivas, como la analgesia y anestesia raquídea o epidural.

El anestesiólogo te dará las indicaciones, pasos y características de dichos procedimientos. Quienes pueden y quienes no recibir cada opción, así como sus posibles efectos y complicaciones.

La episiotomía

Este procedimiento consiste en la realización de una incisión quirúrgica en la zona del perineo femenino, que comprende piel, plano muscular y mucosa vaginal, cuya finalidad es ampliar el canal del parto para abreviarlo y apresurar la salida del feto. Se realiza con tijeras o bisturí y requiere ser corregida posteriormente con unos puntos o sutura; tiene sus indicaciones claras y momentos específicos.

La cesárea

Es también un tipo de parto mediante el cual se practica una incisión quirúrgica en el abdomen (laparotomía) y el útero de la madre, para extraer al o los bebés. Al igual que la episiotomía, se tienen indicaciones claras y momentos específicos para realizar este procedimiento, aunque se considera una cirugía relativamente muy segura tanto para la mamá como para el bebé.

En algunos casos es evidente que necesitarás una cesárea, incluso mucho antes de que inicie el parto, y en otras ocasiones podrías requerirla solo si surgen complicaciones, que indican que inducir o continuar con el parto vaginal será peligroso.

Ya sabes cuáles son los elementos indispensables para el día del parto

El pujo

Con un buen control prenatal y la asistencia a los cursos psicoprofilácticos, podrás tener un exitoso pujo al momento del parto. Es importante que no olvides las técnicas de respiración aprendidas, pues entre más las practiques más naturalmente las realizarás en su debido momento.

El recibimiento de tu bebé

En ciertos hospitales pondrán a tu bebé sobre tu pecho, luego de observar que se encuentre en buenas condiciones físicas. Sin embargo, recuerda que acaba de salir de su pequeño hogar, por lo que enfermeras como pediatras deberán higienizarlo y revisarlo, así que deberás esperar a que ellos lo atiendan y, además, le apliquen las dosis de las vacunas BCG (contra la tuberculosis) y Hepatitis B.

La limpieza del útero

Luego de un parto vaginal, el médico a cargo tendrá que ayudarte a desprender la placenta, que a veces sale de manera natural luego del nacimiento de tu pequeño, o ayudar a desprenderla. Para ello, el médico utilizará una técnica manual y se fijará que no queden restos de la misma dentro de tu organismo, ya que esto podría generar una infección. Deberás tener paciencia y colaborar con todas las instrucciones que el te dé para que el procedimiento se realice de manera adecuada.

La lactancia

Idealmente, cuando tu bebé vuelva a tus brazos, lo primero que te indicarán los profesionales de la salud es que inicies la lactancia materna. Es importante que sigas las recomendaciones, pues entre más tiempo pase, tu bebé succionando más rápidamente y saldrá el calostro, que es esa primera sustancia que se caracteriza por ser rica en proteínas y sales minerales, con una escasa proporción de lactosa.

Lee también: Semana 35 del embarazo: se acerca el momento del parto

No olvides llevar todo esto a la clínica

Para mamá:

1. Uno o dos camisones o pijamas cómodas y amplias para usar durante el parto, aunque en algunas clínicas proporcionan una bata. También una levantadora y pijamas para lactancia.

2. Calcetines. 

3. Toallas personales.

4. Pantuflas.   

5. Ropa interior.

6. Pañales o toallas de maternidad con auto-adhesivos laterales o pañales de adulto.

7. Elementos de aseo personal (cepillo de dientes, seda dental, peine, etc.)

8. Una pequeña libreta con teléfonos de tus seres queridos cercanos para contactarlos de ser necesario.

9. Una muda de ropa cómoda para el día que salgas de la clínica.

10. No llegues el día del parto maquillad ni rostro ni manos y no lleves joyas

11. Alista cámara fotográfica o filmadora y celular con carga completa.

12. Puedes alistar algunos pequeños obsequios si tu bebé tiene hermanos pequeños para que ellos los reciban del nuevo integrante de la familia.

Para el bebé:

1. Primer juego completo de ropa: dos camisas de franela, un saco, mameluco o pijama y un par de patines o medias y gorro.

2. Pañales desechables o de tela para recién nacido.

3. Mantas (una grande y una pequeña).

4. Implementos de aseo.

5. Ropa para el día de ir a casa.