¿Es mejor la cesárea o el parto natural?

Conozca las ventajas y deventajas de cada alternativa.

Foto:

 -

Por: Tatiana Quinchanegua
febrero 20 de 2012 , 09:57 a.m.

“El parto es un proceso natural y maravilloso, del que muchas mujeres están huyendo por miedo a sentir dolor o a que se les dañe la vagina. Desde el punto de vista funcional, la cesárea es un elemento salvador, ya que por razones médicas puede proteger la vida de la madre y del bebé”, asegura Mauricio Espinosa, director de Procrear Colombia.
Según él, en Colombia, el 50 por ciento de las mujeres tiene bebé por cesárea, de las cuales el 80 por ciento no está indicado por el especialista, sino que se hace por gusto de la madre.
Datos de la Encuesta nacional de demografía y salud (ENDS) 2010 revelaron que los nacimientos que ocurren por cesárea han aumentado en los últimos15 años, de 17 por ciento en 1995 a 34 por ciento en 2010. De estas, 59 por ciento fue por urgencias y 41 por ciento, programadas.
Mauricio Herrera, jefe de ginecobstetricia de la Clínica Universitaria Colombia, dice que “cuando la gestante pide que su parto sea por cesárea, se solicita una segunda opinión para explicarle los riesgos. No es hacerla cambiar de opinión, sino concienciarla de sus efectos. Muchas mujeres optan por la cesárea, pues prefieren reducir tiempo y esfuerzo, pero esta se debe hacer en casos en que esté comprometida la salud de la madre o del pequeño, no por preferencias”.

Qué es y cómo se hace
Parto natural

Comienza con contracciones uterinas regulares que aumentan con intensidad y frecuencia, se dilata el cuello uterino por donde desciende el bebé y luego baja por la vagina.
En algunos casos requiere episiotomía (corte vaginal) para hacer más fácil la salida del bebé. La  herida genera dolor, pero solo requiere de baño diario para sanar rápidamente. Según la Organización Mundial de la Salud, en algunos países se ha limitado la episiotomía a indicaciones estrictas.
Cesárea
Incisión quirúrgica en el abdomen, donde se traspasan de seis a siete capas de piel para extraer al bebé o a los bebés.  Se hace la incisión arriba del pubis, se abre el útero, se extrae líquido amniótico y luego al bebé.

Motivos para realizarlo
Parto natural

Es la forma prevista para el nacimiento de los seres humanos. Es una función del cuerpo de la mujer que se da por procesos naturales y no por la intervención del médico. El cuerpo hace lo necesario desde el punto de vista hormonal y mecánico para el nacimiento del bebé.   
Cesárea
Es un procedimiento de medicación clara. Se debe recurrir a ella en casos de emergencia: cuando el niño viene sentado, mejor llamado como posición fetal anormal, o cuando hay agotamiento de la madre, pelvis de la madre muy estrecha, preeclampsia o eclampsia, fallida inducción del trabajo de parto, bebé muy grande, placenta previa o infección uterina.
En caso de herpes o vaginomatosis es necesario extraer al bebé por cesárea para no exponerlo al contagio y evitar complicaciones en su salud. También, cuando una madre ha tenido por cesárea su primer hijo y va a dar al luz al segundo en menos de un año.
El corte de una segunda cesárea se hace en el mismo
lugar de la primera.

Riesgo de la herida
Parto natural

Con la episiotomía se corre el riesgo de infección en los puntos.
Cesárea
La cesárea se infecta más que la herida del parto natural. Se puede complicar, porque se intervienen varias capas de tejido y de
músculos, que pueden causar infección intraabdominal.
 
Estimulación al bebé
Parto natural

Durante el trabajo de parto, el cuerpo estimula la liberación de ciertas sustancias que estimulan al bebé, como la oxitocina, llamada ‘molécula del amor’ o ‘molécula afrodisiaca’, aparentemente involucrada en la formación de relaciones de confianza y generosidad entre madre e hijo. Al promover la producción, debido a la distensión del cérvix uterino y de la vagina, se facilitan el parto
y la lactancia.
La oxitocina llega a todas las células de la madre, lo que refuerza el amor materno que genera vínculos definitivos con el bebé.

Cesárea
Hasta el momento no se ha demostrado que la cesárea estimule al bebé. Sin embargo, en los casos en que se utiliza, ayuda a salvar la vida de la madre y la del recién nacido.

Respiración del bebé
Parto natural

El bebé viene nadando en líquido amniótico; cuando sale a través de la pelvis, esta comprime el tórax y hace que el niño expulse el líquido y haga más fácil su adaptación y cambio por aire. Es más fácil la respiración neonatal.

Cesárea
Con este procedimiento, a veces el bebé no expulsa el líquido que tiene almacenado en sus pulmones, esto se conoce como ‘pulmón húmedo’. Esto dificulta la respiración del recién nacido, mientras lo elimina. En la mayoría de los casos, se requiere revisión en incubadora de 2 a 3 días.
Es importante calcular bien y verificar la edad gestacional del bebé para evitar complicaciones en los pulmones, ya que se puede presentar membrana hialina, síndrome de dificultad respiratoria, trastornos encontrados en los recién nacidos prematuros, debido a la falta de desarrollo de los pulmones. También pueden evidenciar hipertensión pulmonar, presión arterial anormalmente alta en las arterias de los pulmones.

Dolor
Parto natural

A la mujer se le pone cierta cantidad de anestesia para que no sufra y a la vez pueda pujar en el nacimiento de su hijo. Algunas mamás no sienten dolores fuertes en las contracciones, pero para otras sí pueden ser muy doloras sin la aplicación de la anestesia.  La respiración y la relajación son fundamentales.
El médico Fernando Laverde explica que en el parto natural y en la cesárea, la anestesia abarca de la cintura hacia abajo. En el parto natural se pone la epidural y en la cesárea, la peridural o la raquídea. La diferencia es que la primera es analgesia, es decir, se pierde el dolor de las contracciones; con la segunda se pierde completamente la sensibilidad. El efecto se percibe de 25 a 30 minutos después de ponerla. En casos muy extremos, que son poco frecuentes y en que sea necesaria una cirugía rápida, se pone anestesia general.
La mujer, al sentir dolor, libera catecolaminas, sustancias en la sangre que producen alteración en el flujo hacia el útero. Si al momento de dar a luz la gestante está desesperada, las produce en mayores cantidades, aumentan las contracciones y por supuesto, el dolor.
Cesárea
Se lava el abdomen con una sustancia antiséptica, se pone la inyección epidural (adormece la zona del cuerpo que corresponde a los nervios). La mujer pierde completamente la sensibilidad de la cintura
hacia abajo.

Tiempo de duración
Parto natural

Según el ginecobstetra Andrés Daste, el tiempo del parto natural depende, en gran medida, de la experiencia de la madre. Si es primeriza dilatará en promedio un centímetro por hora, una vez inicie trabajo de parto, lo cual da un total de más o menos 10 horas. Las mujeres que ya han dado a luz dilatan 1,5 centímetros por hora. Es más fácil para quienes ya tuvieron una primera vez.  Según el doctor Mauricio Herrera, algunos trabajos de parto pueden llegar a durar 20 horas.
Cesárea
“Puede durar entre 35 y 60 minutos, en área de cirugía o sala de parto”, según el doctor Mauricio Herrera.

Primeras horas y posparto
Parto natural

Una hora después del parto, la mamá y su pequeño van a sala de recuperación. La recuperación de la madre luego de un parto normal puede durar siete días aproximadamente.

Cesárea
“El bebé sale más bonito, más limpio que en parto natural, pero debe estar en observación para verificar el buen funcionamiento de sus pulmones y de su corazón. Cuando no tiene complicaciones, permanece todo el tiempo con su madre”, explica el doctor Fernando Laverde.
Cuando una mujer se somete a una cesárea, el dolor es más intenso, pues es una herida en el abdomen que se demora en cicatrizar, así que molesta más al día siguiente y, por supuesto, las pacientes caminan con dificultad durante algunos días. La recuperación es demorada y tarda, aproximadamente, mes y medio para que se sientan mejor. El ginecobstetra Andrés Daste afirma que el posparto de un parto normal es menos doloroso y la salida de la clínica es mucho más rápida.

Efectos en los niños
Estudios españoles y portugueses han afirmando que los niños que nacen con cesárea, a futuro son más inseguros o tienen problemas de adaptabilidad con sus compañeros, que quienes nacen por parto natural.

Fuentes: Mauricio Herrera, jefe de ginecobstetricia de la Clínica Universitaria Colombia. Alfonso Correa, jefe de ginecobstetricia de la Clínica del Country
Mauricio Espinosa, director de Procrear Colombia
Fernando Laverde, ginecobstetra de la Clínica de la Mujer
Rocío Hernández, psicóloga clínica