Expertos explican bondades de la anestesia en el parto y desmienten sus mitos

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
agosto 26 de 2011 , 05:28 p.m.

Muchas mamás son temerosas a que se les practique este procedimiento.

"En gran manera multiplicaré tu dolor en el parto, con dolor darás a luz los hijos”, Génesis 3, 16.
Para Javier Eslava, epidemiólogo, doctor en Salud Pública y miembro de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (Scare), la necesidad de sentir dolor durante el parto es uno de los aspectos culturales más arraigados entre las mujeres, y que las lleva a pensar en un parto sin dolor como una experiencia que no les permite vivenciar realmente el nacimiento de sus hijos.


El experto refiere que en el mundo médico, los nacimientos con dolor son considerados de mala calidad e invita a las madres a desvirtuar mitos e informarse para considerar las opciones y tomar una decisión basada en el conocimiento. “En Colombia, la mayoría de partos son con dolor, así sean institucionales (en hospitales). La mamá tiene derecho a pedir que le apliquen la epidural”, afirma el doctor Eslava. Sin embargo, existen instituciones que no les brindan esta oportunidad a las mujeres, algunas, por ahorrar costos, pues un trabajo de parto puede tomar incluso 12 horas o más y eso implica contar con un anestesiólogo durante este periodo. Para el especialista, tampoco significa una buena opción, pues al final de la jornada recibirá 80 o 100 mil pesos por atender a la gestante.


“Sería ideal que las mamás que piden la analgesia y no se la dan, lo cuenten (a las secretarías de Salud), porque si hay una institución que atiende partos, debe tener todo para hacerlo con calidad; eso incluye la opción de epidural, cesárea urgente o revisión uterina urgente”, añade el experto.

Para controlar el dolor
La peridural o epidural es analgesia, es decir, un medicamento que se les aplica a las madres en un momento específico del trabajo de parto, para disminuir el dolor de la episiotomía (corte entre la vagina y el ano para ampliar el canal de parto) y, por ende, el estrés en el momento del alumbramiento. De esta manera, la mujer se siente más tranquila, respira con calma y disminuye los riesgos de hiperventilación; también los músculos se relajan  y, por lo tanto, la presión sanguínea disminuye.


Dice el ginecoobstetra Édgar Acuña que la peridural no frena el trabajo de parto y mucho menos lo acelera.
El experto coincide con Jazmín Higgins, presidenta de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación, que cada vez los expertos en el área, así como medicamentos y equipos, han evolucionado con el tiempo; por esa razón, deben desmentirse temores y mitos como que la madre puede quedar paralítica.


“Cuando se presentan problemas, el paciente asume que la causa fue la anestesia, pero cuando no pasa nada, no se da cuenta de la presencia del anestesiólogo”, explica Javier Eslava.


Además, el experto agrega que en ciertas ocasiones pueden presentarse algunas molestias derivadas del prolongado trabajo de parto o la mala posición de la mamá y se le adjudican a la anestesia.  Durante el embarazo, la pareja puede pedir una cita preanestésica y aclarar sus dudas sobre la aplicación, como los efectos, el tiempo de duración, las posibles complicaciones y los beneficios, para tomar una decisión que le permita tener un parto cómoda y tranquila.


No se aconseja
Solo un pequeño porcentaje no se aconseja que la mamá reciba la peridural. Por ejemplo, explica el doctor Javier Eslava, en mamás con problemas sanguíneos, de coagulación, lesiones de la columna o infecciones localizadas en la piel (en el área de la espalda en donde se aplicará). En estos casos, o en el de las mujeres que definitivamente no desean que les sea aplicada, se pueden usar otros analgésicos que, aunque ayudan, no inhiben completamente el dolor.  La inyección se aplica en la espalda (nervios de la médula espinal) y el pinchazo dura apenas unos segundos. Después de algo más de media hora, la mamá empezará a sentir los primeros efectos. Pueden necesitarse más aplicaciones, sin que se inyecte de nuevo.


Juliana Rojas H.
Editoria (e) ABC del bebé