articulo patrocinado
Logo Similac Mamá

El desayuno, infaltable durante el embarazo

La primera comida del día es fundamental para la salud de la madre y del bebé.

Embarazada desayuno
Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
febrero 14 de 2018 , 05:17 p.m.

El ayuno no es bienvenido en ningún momento durante la gestación, por el contrario, la primera comida del día es definitiva para conservar la energía necesaria a lo largo de la jornada, alimentar bien al bebé y evitar subir de peso más allá de lo indicado.

De acuerdo con Diana Milena Rojas, nutricionista dietista y directora de Nutrifit, el desayuno es importante en todas las épocas de la vida y durante el embarazo es fundamental mantenerlo, porque le va a dar la primera carga de energía al cuerpo.

Según la especialista, no debe pasar más de una hora después de que la persona se despierta para tomar la primera comida del día, porque pueden presentarse alteraciones en los niveles de azúcar.

Durante la gestación, además, si una mujer deja espacios muy largos entre la hora en que se levanta y la del desayuno, corre el riesgo de que su cuerpo produzca más grasas y se presenten alteraciones metabólicas. Además, “si una mujer embarazada tiene ayunos muy prolongados puede aumentar de peso, y si no ingiere la primera comida del día, el bebé puede presentar carencia de nutrientes y no crecer a la velocidad necesaria”, afirma Rojas.

Muchas mujeres presentan náuseas durante los primeros tres meses del embarazo y sobre todo en las mañanas, con lo cual puede no tener ganas de desayunar. En estos casos, lo ideal es comer primero una galleta de soda y fraccionar en diferentes momentos lo que se va a comer.

Otros recursos que pueden resultar útiles para disminuir las náuseas y poder desayunar es tomar una bebida fría o al clima que no sea ácida, o comer una fruta fría. Rojas afirma que las bebidas calientes aumentan la sensación de las náuseas.

Al respecto, Kids Health, página de información para los padres, desde el nacimiento hasta los diez años de los niños, que forma parte de Nemours.org, organización dedicada al cuidado de la salud de los niños en Estados Unidos, sostiene que: “aunque muchos doctores piensan que una o dos tazas de café de 6-8 onzas, té o refrescos con cafeína no le harán daño a tu bebé, probablemente sea una medida inteligente evitar la cafeína completamente, de ser posible. El consumo alto de cafeína ha sido vinculado a abortos y otros problemas, por ello, es mejor limitar su consumo o cambiarlo por productos descafeinados”.

¿Qué comer?

Rojas explica que el desayuno debe ser balanceado, y un buen ejemplo es tomar leche descremada que aporta calcio, una fruta que contribuye con el ácido fólico y las vitaminas, y una proteína como huevo o queso. La madre puede agregar un carbohidrato como un pan integral.

Según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), comer una variedad de alimentos que proporcionen suficientes calorías ayuda a que la madre y el bebé aumenten la cantidad apropiada de peso.

Durante los primeros 3 meses del embarazo, no es necesario cambiar el número de calorías que se consumen. En cambio, aquellas mujeres con un peso normal necesitan consumir unas 300 calorías adicionales diarias durante los últimos 6 meses de la gestación.