Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Dieta posparto para recuperar la figura

Dieta posparto para recuperar la figura
Por: Juan David Cárdenas
Lunes, 9 Abril 2007 - 12:12pm
1

Comentario

Comparte este artículo

Seguramente usted lo ha visto en las películas: la madre después del parto sale con el cuerpo perfecto y el abdomen plano, como si hubiera tenido a su hijo por arte de magia. Pero, la realidad es muy distinta y para recuperar la figura se deben esperar algunos meses. La clave es mantener una dieta adecuada, lactar y hacer ejercicio.

Durante los tres primeros meses de vida del bebé no se debe hacer ninguna dieta restrictiva, pues los requerimientos nutricionales aumentan y se necesitan más energías para poder amamantar. La idea es tener una alimentación colmada de proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales para favorecer la recuperación del organismo. Además, de esta forma, se estimula  la producción y la calidad de la leche.

“La recomendación en esta etapa es tener paciencia. No se van a perder varios kilos en una misma semana, sino que paulatinamente se disminuirá de peso y poco a poco la figura del cuerpo volverá a estar como era antes de la gestación”, afirma la nutricionista y dietista Luz Stella Hidalgo.

Inicialmente, después del parto se pierden entre cinco y siete kilos, que corresponden al bebé, el líquido amniótico, la placenta y el útero. Luego, disminuye la hinchazón de las piernas y las manos y se reduce el tamaño del abdomen.

Es posible que recuperar el cuerpo tarde otros nueves meses. “Por eso, hay que cuidar la calidad y la cantidad de los alimentos, diseñando una dieta balanceada según las necesidades específicas. Eso sí, no hay que cambiar la rutina de comer cinco veces al día”, recomienda la nutricionista.

La clave es no excederse

La ingesta de calorías debe aumentarse en 500 a las necesarias en estado normal. Además, se aconseja consumir tres porciones de proteínas (carne, pollo, pescado), tres de lácteos (leche, queso, kumis) y ocho de harinas (pasta, pan, arroz, cereales) al día. También es importante el consumo de frutas y verduras.

Dentro del menú, es indicado empezar a restringir las grasas y por eso es mejor cocinar los alimentos al vapor o a la plancha. El azúcar no debe eliminarse por completo, pero sí es adecuado ingerirlo en pequeñas cantidades.

La ingesta de líquidos es esencial. Al día es ideal consumir entre ocho y diez vasos de agua o jugos naturales para propiciar una buena producción de leche. En general, se trata de comer de todo sin excederse en nada. Si la mujer presenta problemas de estreñimiento, es primordial que incluya en la dieta alimentos con fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales.

Es preciso tener en cuenta que el estado de ánimo a veces influye en la nutrición de la madre. Algunas mujeres con depresión posparto tratan de sentirse mejor comiendo y terminan aumentando de peso exageradamente. Este tipo de conductas hay que evitarlas porque pueden perjudicar la salud de ella, como la de su hijo.

Para evaluar el desarrollo nutricional luego del parto, es aconsejable asistir a un chequeo médico a las seis semanas después de dar a luz. Allí, se realiza un control de peso para analizar si la madre está comiendo correctamente y si es necesario, se establece un plan alimentario específico.

La mejor dieta es la lactancia

Amamantar es una forma fácil, sencilla y rápida para adelgazar. Generalmente, el exceso de calorías se destina a la producción de la leche materna y la grasa de más se convierte en alimento para el bebé. De este modo, se baja de peso.

Según Hidalgo, “si hay una correcta lactancia, el cuerpo vuelve a su peso normal más o menos en seis meses. Usualmente, las madres que no amamantan no pierden kilos tan fácil”.

Así mismo, la alimentación durante este periodo es importante porque la composición nutricional de la leche materna depende mucho de lo que consume la madre. Esto quiere decir, que todo lo que coma ella lo terminará ingiriendo de alguna forma el bebé.

Es recomendable entonces eliminar el alcohol, el cigarrillo y la cafeína porque afectan el sabor de la leche y reducen la calidad y la cantidad. Además, perjudican el ciclo de sueño del recién nacido y lo pueden irritar.

Consejos para perder peso

La dieta debe incluir alimentos de los diferentes grupos nutricionales como carnes (res, pollo, pescado), lácteos (leche, quesos, yogur), huevos, verduras, legumbres, frutas y cereales (pan, arroz, pasta). Es adecuado seguir teniendo cinco comidas al día. Hay que eliminar o reducir la cantidad de grasas. Es mejor que consuma leche descremada, cocine al vapor y evite los fritos. Aunque la lactancia necesita más calorías, esto no quiere decir que se pueda exceder el consumo de dulces. Es mejor restringirlos. La cafeína y el alcohol son perjudiciales para la madre y el bebé. Por eso, hay que sacarlos de la dieta y excluirlos de la rutina. Tomar agua es esencial. La idea es beber entre ocho y diez vasos al día. Esto ayuda, entre otras cosas, a que la lactancia mejore. Consumir alimentos con fibra permite mejorar la digestión y aumentar la sensación de llenura. Esto sirve para comer menos. Se puede encontrar especialmente en frutas, verduras y granos. Las vísceras ayudan a recuperar las fuentes de hierro. Se recomienda que dentro de sus alimentos de origen animal proteico siempre se consuman higado, riñones, lengua, estómago y corazón.

No olvide el ejercicio

Seguir una dieta balanceada y amamantar no bastan para recuperar la figura. El ejercicio también ayuda a conseguir este objetivo.

Sin embargo, antes de realizar cualquier actividad física, es apropiado consultar al ginecólogo para estar segura de que no hay ningún riesgo. Además, es oportuno esperar a que termine la dieta del puerperio (40 días), cuando el parto es vaginal, o cerca de tres meses, en caso de cesárea. El ejercicio, entre otros beneficios, relaja, fortalece y tonifica los músculos, mejora la posición corporal, contribuye a sanar las heridas y mejora el estado anímico.

La madre tiene varias opciones y puede escoger la que más le guste o se acomode a sus necesidades y posibilidades. Caminar, trotar, nadar, hacer aeróbicos, montar bicicleta, practicar yoga o Pilates y hasta levantar pesas hacen parte de la baraja de alternativas. Tenga en cuenta que no puede forzar mucho el cuerpo y es mejor parar cuando se sienta fatigada.

 

 

Por Juan David Cárdenas P.Redactor ABC del bebé.

 

 

Comparte este artículo

Comentarios (1)

1
Angela Arenas
Hace 1 año
Hola soy especialista en nutrición y tengo dos hijitas, pude recuperar mi peso y talla después de mis dos embarazos, la clave esta en tener habitos alimenticis saludables, si quieren algunas recomendaciones de nutrición que me ayudaron mucho me pueden escribir a florangie_arenas@hotmail.com

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Tool Emergency Card description
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad