Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Reversión de la ligadura de trompas y de la vasectomía

Reversión de la ligadura de trompas y de la vasectomía
Por: Redacción ABC del bebé
Martes, 7 Noviembre 2006 - 2:10pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

La ligadura de trompas y la vasectomía son métodos anticonceptivos considerados definitivos. Sin embargo, existe la opción de revertirlos para quienes desean ser padres nuevamente.


La ligadura de trompas es la esterilización quirúrgica de la mujer y funciona como método anticonceptivo para evitar el transporte del óvulo al útero, cerrando las trompas de Falopio. El procedimiento más común para realizar esta intervención es la laparoscopia y se lleva a cabo mediante cirugía ambulatoria con anestesia general. La operación consiste en insertar un laparoscopio (un tubo estrecho con una cámara en un extremo) en el área pélvica, a través del cual se pasan los instrumentos para ligar las trompas, que se pueden cauterizar, cortar o sellar con un gancho.


Se puede hacer en cualquier momento, incluso después de dar a luz mediante una minilaparotomía.


Su efectividad como método de planificación es del 99 por ciento. Sin embargo, si no se hace correctamente el cierre, se podría producir un embarazo ectópico (fuera del útero).
Aunque la ligadura de trompas se considera permanente, es posible hacer una reversión y volver a tener la opción de quedar en embarazo.


Vasectomía, un método seguro


Pensar en que el urólogo amarra los conductos que transportan los espermatozoides fuera del testículo, los corta y los cauteriza (quemarlos) es un temor que algunos hombres tienen al momento de elegir un método anticonceptivo. Por eso, muchos prefieren pedirle a su pareja que se realice la ligadura de trompas. Pero ese panorama ha ido cambiando, dice el urólogo Cayo Mario Santos. “Cada vez más hombres vienen a mi consultorio convencidos de su decisión e informados sobre el procedimiento”. Quizás persuadidos por su efectividad y rapidez, además de la economía, pues el procedimiento es cubierto por el Plan Obligatorio de Salud.


¿Quiénes pueden someterse a una vasectomía?


Aquellos que preferiblemente ya sean padres y que no deseen agregar un nuevo miembro a la familia, pero, sobre todo, quienes estén convencidos de su decisión, porque, a pesar de que la cirugía tiene reversa, el procedimiento es más complejo.


Primero, porque ya no lo cubre el sistema de salud y su costo puede llegar a los seis millones de pesos. “La vasovasostomía es una cirugía que toma más tiempo, se hace a través de un microscopio operatorio que nos ayuda a ver los pequeños canales que deben unirse nuevamente”, explica Santos.


Segundo, porque es una intervención más delicada y, por lo tanto, tarda más tiempo en realizarse. La cirugía inicial puede tardar 15 minutos, con anestesia local; la reversión, un poco más de dos horas y bajo anestesia general. Los tubos cortados inicialmente deben suturarse con hilos más delgados que un cabello. Sus resultados son favorables y puede tener probabilidades de embarazo en la pareja de casi el 80 por ciento.


Temores frecuentes


Luis es un hombre de 41 años, padre de dos niños, y ante su deseo de no serlo nuevamente, tomó la decisión de común acuerdo con su esposa y hace tres años optó por acudir a su médico, para someterse a una vasectomía.


“Al principio, tenía temor porque había escuchado sobre efectos secundarios, como pérdida del deseo sexual e incluso impotencia. Pero hablé con mi médico y me explicó que estos aspectos no están ligados a la vasectomía. La cirugía fue muy rápida y sencilla y desde entonces no he tenido ningún inconveniente”.


Esta intervención alcanza el 99,5 por ciento de efectividad. Consiste en cortar los canales deferentes que sacan los espermatozoides del testículo para que se unan al semen. De esta manera, aunque el hombre eyacule, no hay espermatozoides que fertilicen al óvulo.


Para eso debe realizarse un espermiograma, posterior a la cirugía, que permite saber si ya no hay espermatozoides con la eyaculación. Entre dos y cuatro días después de la cirugía puede haber dolor y un moretón en la zona, que pasa con rapidez. Poner una bolsa de hielo puede ayudar a minimizar las molestias. La actividad sexual se reanuda en siete días
aproximadamente. Mientras se comprueba el éxito de la intervención, se debe usar preservativo.


Consejos



  • Entre los cuidados recomendados por los especialistas está la aplicación de hielo en el escroto, dos horas después del procedimiento.

  • Tomar analgésicos formulados para el dolor.

  • Evitar levantar cosas pesadas por lo menos durante una semana.

  • El médico suele ordenar un par de días de incapacidad y la utilización, durante varias semanas, de suspensorios para sostener los testículos.

Reversión de ligadura


Las mujeres que se someten a este procedimiento generalmente lo hacen porque al divorciarse consiguen una nueva pareja con la que quieren volver a engendrar. También ocurre cuando se sufre la muerte de uno de los hijos y quiere concebir otra vez.


Antes de la reversión, que se realiza mediante microcirugía, se practica una laparoscopia para determinar si las trompas pueden ser recanalizadas, ya que se necesita que las puntas que quedaron de la ligadura midan más de seis centímetros.


Cuando hicieron la ligadura y cortaron demasiado la trompa, se aconseja a la paciente que pase a un proceso de fertilización in vitro.


Para la reversión se hace una incisión en el abdomen, se cortan los extremos de las trompas que están tapados y después se coloca a través del cuello del útero una sonda con la que se pasa un líquido llamado azul de metileno, que sirve para unirlos .


Esta operación es más complicada que la ligadura, porque es mediante microcirugía y lleva mucho más tiempo. La primera puede durar solo cinco minutos, la recanalización tarda hasta dos horas.


Según el ginecólogo José Ignacio Madero, presidente de la Asociación Bogotana de Ginecología y Obstetricia, este procedimiento tiene una efectividad entre el 85 y 90 por ciento. “Si no se da un embarazo en los primeros seis meses, se hace un examen en el cual se determina si la trompa está destapada o se volvió a obstruir, como consecuencia de las adherencias que ocurren luego de la intervención”, opina Madero. La reversión se aconseja para mujeres menores de 38 años.


 


 

Herramientas

Obtendrás una tarjeta con los datos que tú y tu familia deben saber cuando el alumbramiento sea inminente.
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad