Cómo superar el insomnio durante el embarazo

Y testimonios de mujeres que daban vueltas en la cama toda la noche.

Foto:

 -

Por: Karen Johana Sánchez
junio 28 de 2012 , 05:33 p.m.

Las alteraciones en el patrón de sueño son muy frecuentes en el embarazo. Los estudios reportan frecuencias de hasta 95 por ciento en el tercer trimestre, pues en las últimas semanas es cuando las alteraciones aumentan de forma importante, según la ginecobstetra Ana Lucía Ruiz.
Las causas son diversas. Estrés, ansiedad del embarazo y el posparto, baja tolerancia a los cambios y transformaciones de la fisiología de la mujer, que generan molestias físicas, son los principales aspectos que pueden interrumpir el sueño.
También existe una causa hormonal, como lo explica la doctora Ruiz: “La elevación de las hormonas, especialmente la progesterona, y los estrógenos, hace que los patrones normales de sueño se alteren. Este tiende a ser menos reparador y, por tanto, las mujeres tienden a sentirse más cansadas y somnolientas durante el día, a pesar de la cantidad de horas de sueño que estén teniendo”.
Durante los tres últimos meses, el problema aumenta debido a la necesidad de levantarse en la noche a orinar, las molestias intestinales, el reflujo, el dolor lumbar o pélvico, la dificultad para moverse, los calambres y, en especial, factores psicológicos. La mujer, inconsciente o conscientemente, se preocupa por el nuevo rol que va a desempeñar y por los cambios que el bebé traerá a su vida personal y profesional.
Las mujeres más propensas a sufrirlo son aquellas que tienen antecedentes de trastornos de sueño y hayan requerido tratamiento farmacológico para corregirlo. También aquellas que reaccionan con bastante ansiedad o estrés ante los problemas y cambios, asegura el neurólogo Marco Aurelio Venegas, especialista en medicina del sueño.
Posibles consecuencias
No hay datos científicos que certifiquen que el insomnio les hace daño físico a la gestante y al bebé, y que tenga repercusiones directas sobre el embarazo. Lo que sí es claro es que este problema afecta la calidad de vida de la mujer y, por ende, la productividad y su estado anímico, como en todos los pacientes con insomnio.
No obstante, “solo hay un pequeño grupo de mujeres que sí puede tener complicaciones maternas y fetales derivadas de la falta de sueño. Son aquellas que, además del insomnio, tienen alteraciones respiratorias durante el mismo. O las que padecen de obesidad, porque pueden presentar ronquidos, dificultades para respirar durante el sueño profundo y cansancio extremo durante el día. Ellas son las pacientes que se encuentran en mayor riesgo de sufrir alteraciones de la respiración asociada a las del sueño”, explica la doctora.
Por otra parte, no es cierto que si la mujer no duerme, el bebé tampoco descansa dentro del vientre. El neurólogo explica que los pequeños duermen la mayor parte del tiempo, al igual que los recién nacidos. Entonces, si el bebé durmiera lo que duerme la mamá, estaría muy privado de sueño.
Los especialistas añaden que el insomnio puede continuar en el posparto, pero por las responsabilidades que tiene la madre al cuidado del niño.
No obstante, se reducen las sensaciones de ansiedad, propias de los problemas de sueño. abc
Para dormir...
1. Informarle al médico acerca del problema.
2. Seguir las normas de higiene del sueño. Es decir, ir a la cama solo para dormir; no hacer allí actividades que impliquen estar despierta, como ver televisión, leer, rezar, escuchar música, comer, etc. Fijar horarios claros para acostarse y levantarse, y actividades relajantes antes de dormir. Hablar de los problemas y miedos, y resolverlos durante el día para poder disminuir la ansiedad nocturna.
3. Revisar los hábitos de alimentación. No se debe ingerir demasiada comida antes de dormir. Observe si amerita elevar la cabecera de la cama, como medida para reducir el reflujo y redistribuir los  líquidos, así se evitará la producción de orina durante la noche y tener que levantarse varias veces.
4. Nunca se automedique. Esto lo decide únicamente el médico.
5. Intentar relajarse y hacer algo de ejercicio durante el día, le ayudará bastante a promover el sueño reparador.
Algunos testimonios
En este momento me encuentro en mi segundo embarazo, tengo cuatro meses. El insomnio me tiene acabada; en el día, es un sueño terrible. En la noche, duermo bien de 10 a 12 p.m. El resto, dé vueltas y vueltas, y en las mañanas me despierto súper cansada. Sandra Milena Arango Gutiérrez
Sufrí de insomnio entre las semanas 20 y 30. Horrible… 2, 3, 4 de la mañana y yo despierta viendo ‘tele’. Ponía el televisor porque, igual, a oscuras no me daba sueño; ya me sabía la programación de esa hora. Tenía como el horario al revés, porque de día me daba muchísimo sueño, y aunque hacía todo por no dormir, era imposible. Me daba hambre de noche y no de día. Johanna Palacio
Estoy en el segundo mes de mi segundo embarazo y, según recuerdo, el primero no fue así. Antes quería dormir todo el tiempo, sin importar si era de día o de noche. En este, me mantengo inquieta, doy vueltas en la cama toda la noche con una rara sensación de escalofríos o piquiña en todo el cuerpo y me preocupa que el bebé, después de nacer, tenga problemas para dormir.
Doris Elena Vargas
Tengo 20 años y 4 meses de embarazo. El insomnio es lo único malo que me ha dado hasta el momento. Ana María