¿Las mujeres con lupus pueden quedar en embarazo y tener bebés sanos?

Es necesario reunirse con expertos en la materia para tomar la decisión.

Foto:

 -

Por: Karen Johana Sánchez
junio 12 de 2012 , 04:44 p.m.

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune que consiste en la generación de anticuerpos que no protegen al organismo de infecciones o agresiones externas, sino que atacan al propio individuo y producen daños y enfermedades.
Su presencia es más frecuente en mujeres jóvenes; el pico empieza desde la adolescencia hasta los 30 años de edad, afirma la reumatóloga Monique Chalem.
Según The Lupus Foundation of America, al menos cinco millones de personas en el mundo padecen un tipo de lupus; aproximadamente, el 70 por ciento es de tipo sistémico.
Este puede comprometer órganos y sistemas: la piel, los músculos, las articulaciones, los pulmones, los riñones, el sistema nervioso, etc. Para su tratamiento, se usan diferentes tipos de medicamentos; las dosis y combinaciones dependen del compromiso y de la gravedad de la enfermedad.
A causa de su complejidad, muchas mujeres con lupus dudan en tener hijos. La doctora dice que, por un lado, esta enfermedad no es una contraindicación para el embarazo. “No afecta la fertilidad como tal, a no ser que la persona tenga otro problema. Lo que pasa es que el lupus sí acarrea unos riesgos como abortos (pérdidas fetales en etapas tempranas), parto prematuro, compromiso del riñón, retardo del crecimiento intrauterino, eclampsia, etc.”, señala.
Incluso, dice Fabio Quijano, ginecólogo y jefe de la Unidad de Alto Riesgo de la Fundación Santafé de Bogotá, en ocasiones el embarazo altera el curso de la enfermedad y viceversa.
Antes del embarazo
Entonces, si bien una mujer con lupus puede quedar en embarazo, esto depende de la evaluación preconcepcional. “Esas pacientes idealmente no deben llegar a nuestro consultorio embarazadas, sino deben ser evaluadas en una consulta multidisciplinaria (reumatólogo y ginecólogo de alto riesgo, como mínimo)”, dice Quijano.
Antes que nada, necesita practicarse exámenes preembarazo para evaluar básicamente cómo están sus funciones renal y cardiaca.
Si tiene la enfermedad activa o compromiso de un órgano como el riñón o el corazón y, en algunos casos, el pulmón, el cerebro, los huesos y articulaciones, ya sea porque la enfermedad está o estuvo en actividad o dejó una secuela, es mejor no pensar en un embarazo, sostiene Quijano.
También existe un medicamento para tratar el lupus, que se prescribe en casos graves, especialmente cuando la paciente tiene un compromiso renal, que puede producir atrofia en los ovarios y afectar la capacidad reproductiva de la mujer.
En este sentido, la enfermedad tiene que estar bien controlada para dar luz verde al embarazo, dice la reumatóloga Chalem: “Debe haber por los menos seis meses de inactividad y control de la enfermedad, antes de pensar o planear un embarazo. Si no es así, el lupus empeora, se activa y hay toda esta serie de complicaciones”.
Si es posible que la mujer logre quedar en embarazo, esta paciente debe tener un control y un seguimiento más complejos que una madre sana.
Por otra parte, ambos expertos coinciden en que no hay evidencias científicas que certifiquen que el lupus se puede heredar, aunque algunos bebés podrían presentar un lupus neonatal (ver recuadro).
En el embarazo
Fabio Quijano, jefe de la Unidad de Alto Riesgo de la Fundación Santafé de Bogotá, dice que idealmente una gestante con lupus debería ser controlada por un ginecólogo especialista de alto riesgo y tener las citas de control cada quince días. “Tener una ecografía mensual y una serie de exámenes de laboratorio que dependen y varían según el compromiso previo que tenga la paciente y su comportamiento en el embarazo”, añade el médico.
Además, debe continuar con los exámenes periódicos de control del lupus y asistir periódicamente al reumatólogo.
Los expertos afirman que las gestantes pueden seguir con su tratamiento y con algunos medicamentos que deben ser formulados, pues hay otros que están contraindicados.
Efectos en el bebé
Algunas mujeres con lupus tienen anticuerpos que se transmiten al bebé y generan un lupus neonatal. Es una situación extraña y no quiere decir que la enfermedad sea hereditaria pues, con un tratamiento adecuado, estas sustancias salen hacia el sexto o noveno mes del niño, explica la pediatra y reumatóloga Adriana Díaz. De todas maneras, necesita un monitoreo constante.